Mecomolacabeza

La página solicitada se ha movido permanentemente a una nueva ubicación.
[ http://www.mecomolacabeza.com/ ]
Si no haces click en el enlace, serás redirigido automáticamente en pocos segundos.
Mecomolacabeza

15 enero 2012

CALOR ANIMAL

image


Todas las mañanas toma su baño de calor.

Etiquetas: , ,


14 enero 2012

Cultura animal

image

Etiquetas: ,


11 enero 2012

#reiniciandoPSOE

El 9 de enero cerca de 200 militantes de Zaragoza, Huesca y Teruel se dieron cita en la sede de Conde Aranda para debatir y plantear nuevas ideas. Se presentó  el Contrato de Regeneración y la asamblea se convirtió en un clamor pidiendo renovación, participación y compromiso.


Os dejo un vídeo resumen del acto:



Etiquetas: , ,


10 enero 2012

HONESTIDAD Y TRANSPARENCIA

Os dejo mi intervención en el acto celebrado ayer en la sede del PSOE organizado por #reiniciandoPSOE


Tras leer este contrato y, sobre todo, tras escuchar las intervenciones de los compañeros y compañeras, creo que aquí se han puesto sobre la mesa unos cuantos valores que son claves para hacer buen socialismo. A mí me gustaría destacar dos: la honestidad y la transparencia. La honestidad es un valor que nos acompaña a los socialistas desde hace más de 130 años, no por sabida y practicada debemos dejar de cuidarla. Por eso me parece inexcusable, como se ha comentado aquí, comprometernos ante los ciudadanos impulsando un código ético que no permita a los imputados ni ejercer cargos públicos ni a participar en listas electorales.


Por otro lado, la transparencia es un valor relativamente nuevo pero no por ello menos importante. Hemos de practicarla para los ciudadanos y para los militantes. Nuestros dirigentes han de rendir cuentas de su trabajo, una manera de hacerlo sería haciendo públicas sus agendas. Porque no solo es necesario que sepamos lo que han hecho nuestros políticos sino que debemos saber lo qué van a hacer, sobre qué cuestiones están trabajando, para que así nuestra opinión pueda ser tenida en cuenta.


Y es que si somos los militantes los que hemos de decidir si nuestros representantes son merecedores de seguir siéndolo, la petición de primarias ha de ir acompañada, indefectiblemente, de una transparencia exquisita, para que dispongamos de una información clara y veraz que nos permita tomar una decisión consciente, razonada y libre.


Además es necesario que los militantes sepamos cómo el Partido gestiona hasta su último euro, y también debemos saber que cada trabajador a sueldo del Partido se deja la piel cada día, puesto que trabajar en el PSOE, sea en el ámbito que sea, ha de conllevar una responsabilidad de cara a los ciudadanos, pero mucho más de cara al militante.


 Quiero terminar recordando unas palabras que leí apenas siendo un crio y que me han venido a la cabeza durante estos últimos días, por la muchas conversaciones sobre socialismo que hemos tenido. Son de Largo Caballero quién decía que “el buen socialista no habla ni escribe para halagar a la clase obrera, lo hace para convencerles, diciendo la verdad aunque no le guste”.


Ahora nosotros no estamos aquí hablando para regalar el oído de nadie, ni a militantes ni a dirigentes, sí que estamos para decirles a nuestros dirigentes “ASÍ NO”, queremos un partido más abierto y más democrático, y se lo decimos alto y claro, aunque no les guste, porque queremos un PSOE que sea de los militantes para los ciudadanos y ciudadanas.

Etiquetas: , ,


Auto Draft

Etiquetas:


01 enero 2012

Receta de vida

Para comenzar el año me traigo una receta que subí en el blog de cocina de mi madre. Probablemente, la mejor receta del año pasado.

Ingredientes:

Preparación:

Es una receta curiosa, porque empieza mal pero termina bien. Al estar algo pocho un ingrediente necesario para la vida es necesario que el resto sean de primerísima calidad y tengan la capacidad de arreglar el otro. En este caso la excelente calidad del resto de ingredientes queda demostrada por el excelente resultado que vamos a ver.

Siempre se dice que no hay nada como el amor de madre, pues que mejor guiso que este para demostrarlo. En el caso que nos encontramos el amor de madre lleva macerando desde 1974 y 1975, respectivamente. En este tiempo han pasado pruebas muy duras, saliendo de ellas siempre más unidos. Esto ha conseguido que la masa sea compacta y duradera.


Por eso nuestra madre no dejó en ningún momento de luchar por que la receta saliera bien y disfrutarla con sus hijos; y por si esto no fuera suficiente razón, ahora tiene un nuevo ingrediente, puesto que hay otra persona que vigila noche y día para que sea feliz.


Pero a veces no basta con todo esto y hay que pedir ayuda a verdaderos “cocineros” profesionales. Por suerte teníamos a los mejores, al equipo de cardiología del Miguel Servet de Zaragoza, que valiéndose del instrumental más puntero que nos proporciona (de momento) una sanidad pública igual para todos y todas, consiguieron, tras varios intentos, que ese corazón estropeado siguiera funcionando como si nada hubiera pasado.


Así que, señoras y señores, disfrutemos de esta magnífica receta de vida por muchos, muchos años. Y no se olviden de ser felices.



Etiquetas: , ,


23 diciembre 2011

Métodos de arqueología

Continuo subiendo alguno de los trabajos que hice el curso pasado. Hoy os dejo dos prácticas que hice para la asignatura Métodos y ciencias de investigación histórica, para su parte de arqueología.


La primera consistía en localizar un punto mediante la aplicación SIGPAC y hacer el correspondiente comentario arqueológico de lo que se observa. Ni que decir tiene que como podía elegir el sitio enfoqué directamente el sigpac hacia Tarazona, y en concreto a la zona popularmente conocida como "Los Pinos", entre otras cosas por el cariño que le tengo a ese lugar en el que he pasado tantas horas jugando con mi hermana cuando éramos pequeños y también por la información sobre la toponimia que me proporcionaron mi madre y mi abuelo.


La segunda práctica consistía en escribir un comentario sobre la arqueología de la arquitectura de la torre del homenaje del castillo de Montearagón.


En la siguiente presentación podéis ver los dos comentarios. Podéis descargarlos de aquí



Etiquetas: , , ,


09 diciembre 2011

El PSOE y su 'exilio' interior

Joan Romero, catedrático en la Universidad de Valencia.
Reclamo un proceso constituyente que saque al PSOE de su exilio interior. Un auténtico cambio de dirección y de orientación, como el ocurrido en Suresnes o como el liderado años más tarde por Felipe González con una renuncia que sirvió para cimentar una nueva mayoría social. Un nuevo proyecto que revise a fondo el significado del acrónimo PSOE: cambiando por completo la estructura del partido, adaptando la alternativa socialista, revisando el significado de obrero y dando un contenido más federal al término español. Porque ninguna de las iniciales tiene el mismo significado que hace 20 años. Un nuevo proyecto en absoluto defensivo, como diría Judt, donde las listas abiertas, la limitación de mandatos y la defensa de un proceso de primarias para elegir candidatos, abierto a simpatizantes y electores, sean la base sobre la que reconciliar a millones de ciudadanos con el proyecto socialdemócrata. El camino abierto por el Partido Socialista Francés indica que las innovaciones democráticas son posibles y saludables.

Visto en El País

Etiquetas: ,


25 noviembre 2011

Lucha contra la violencia de género

Y ahora  a lo que de verdad importa no solo hoy sino todos los días. A luchar con todas nuestras fuerzas contra la violencia machista. Algo que no es de hoy, que es, por desgracia, de toda la vida. Digo esto porque para un trabajo que estamos haciendo sobre la transición en Aragón estamos leyendo la prensa de los años 1975 a 1980 y si algo nos llama la atención, a pesar de no ser el objeto de nuestra investigación, es la cantidad de noticias de mujeres muertas a manos de sus maridos en lo que entonces se denominaba con el eufemismo de "crimen pasional". Tal vez sea el momento de hacer un estudio integral de la violencia contra la mujer bajo la dictadura para saber de donde venimos, aunque viendo vídeos como este, no cuesta imaginar mucho el resultado. Así se veían durante la dictadura las relaciones de pareja y así se divulgaba  entre los niños:




Existe discusión sobre si esta escena es una apología de los malos tratos o es la primera denuncia de su crudeza, sea lo que sea, lo que es cierto es que muestra una realidad social realmente existente en aquel momento. Por suerte, la realidad social que se impone hoy y que comparte la mayoría de la población española es de rechazo a los malos tratos. Por eso yo me quedo con este vídeo:



Actualización:


No me resisto a poner este vídeo, en su sencillez esta su dureza. Quién haya vivido una situación así, sabe lo que se siente. Miedo

Etiquetas: , ,


Por buen camino

Recupero el mensaje que envió el PSOE a los electores en las elecciones generales de 1986 para lanzarlo ahora como consejo a todos los militantes del PSOE: vayamos por buen camino, reflexionemos y seamos generosos con nosotros mismos. Quiero señalar que cuando hablo de militantes me refiero a todos y todas, a los de base y a los de cúpula.


Como pasó tras las municipales de mayo, tras la última (y de verdad espero que sea la última) debacle electoral han surgido muchas voces pidiendo un giro tanto en la postura ideológica del PSOE como en las reglas de organización interna. Estoy seguro que la mayoría de estas voces lo piden con sinceridad, con la intención de hacer borrón y cuenta nueva donde haya que hacerlo pero salvando lo que haya que salvar. Esa idea la comparto, ya dije en otro post que no debemos flagelarnos, no podemos hundir el barco si antes no hemos construido uno nuevo o nos hemos puesto a salvo en tierra.


Pero acompañando a esas voces que piden más democracia me da la impresión de que hay ciertos sectores oportunistas que, en cierto modo, parece que buscan venganza o el “quítate tú para ponerme yo”. De esas voces es de las que quiero huir, sobre todo de las que ponen el grito en el cielo buscando un culpable de la catástrofe para ofrecerlo en sacrificio no sé si a los dioses, a los militantes o a quién quiera que sea. No digo que no haya que hacer autocrítica, al contrario, creo que una derrota tan contundente no se puede digerir sin ella, pero debemos cuidarnos de los lobos con piel de oveja, que alguno ya hemos tenido en este partido.


Ojo que con esto no quiero desprestigiar a los grupos que están pidiendo más democracia, algo a lo que me sumo sin duda. Pero creo que debemos evitar que surja una sopa de letras de corrientes y corrientillas que favorezcan algún interés personal. Por eso me gustaría que este clamor que pide más democracia se agrupara en una sola corriente, que dejara el debate ideológico para el Congreso y que se limitara a pedir, de momento, más y mejor participación. Una vez conseguido esto, que cada cual defienda su posición ideológica, porque cuanto más gente sumemos al debate más válido será el resultado. De está forma dejaríamos a un lado los posibles miedos a los oportunistas, que como las meigas, haberlos haylos.


Pero hagámoslo todo con calma, no se puede entrar como elefante en cacharrería: si algún dirigente dijese que quiere cambiar las normas de elección del Secretario General justo antes de la celebración del congreso, nos parecería una aberración. Porque las leyes, los estatutos del PSOE en nuestro caso, están para cumplirse y, a día de hoy, no contemplan el procedimiento de primarias para la elección del Secretario General por lo tanto, ¿es la situación tan excepcional como para cambiar las reglas del juego sin atender a las propias reglas del juego? ¿O este hecho crearía un precedente peligroso?


 Tal vez el punto medio esté en respetar las reglas pero usarlas para que de este Congreso no salga solo un nuevo o nueva líder sino que salga un nuevo PSOE, con nuevas formas de elección para el futuro y nuevas formas de participación. O tal vez no y la solución a una situación excepcional haya de ser excepcional y novedosa.  Como yo no tengo la respuesta milagrosa a estas cuestiones, me dedico a lanzar las preguntas, así que si alguien tiene la solución, que la deje en los comentarios.

Etiquetas: ,


21 noviembre 2011

Resacón electoral

Ante una derrota sin paliativos lo primero que tiene que hacer un socialista es dar la cara, y eso es lo que vamos hacer, porque a lo largo de nuestra historia hemos demostrado que sabemos estar a las duras y a las más duras.


Lo que no debemos hacer ahora es quemarnos a lo bonzo, que bastante nos han socarrado los resultados de ayer, pero tampoco tenemos que refugiarnos en buscar explicaciones ajenas a nuestra debacle, que haberlas haylas, pero no deben ser el bálsamo que alivie nuestro dolor. Si hemos sacado el peor resultado de nuestra historia es un mensaje que no debe caer en saco roto.


Hemos perdido más de cuatro millones de votos, la mitad se ha ido a otros partidos y la otra mitad parece que se ha quedado en casa. Esto nos ha de hacer reflexionar ya que, a pesar de que sigo pensando que hemos hecho cosas buenas, está claro que algo hemos hecho rematadamente mal. No sé el qué, y eso es algo que tenemos que averiguar hablando entre nosotros, pero también y sobre todo hablando y escuchando a nuestros votantes, los siete millones que nos han votado y los cuatro que han dejado de hacerlo. No son poco siete millones, pero me consta que muchos nos han votado con la nariz tapada, por un compromiso con la trayectoria que nos avala, por eso hay que cuidar y meditar mucho que es lo que queremos en el futuro para nuestro partido y que podemos ofrecer a los ciudadanos y ciudadanas.


Ahora tocará un Congreso, el de 2000 supuso un revulsivo por la llegada de gente nueva que aportó aire fresco al partido. Creo que por ahí ha de ir nuestro camino. Pero también creo debiéramos ir más allá de un congreso que cambie nuestros líderes. Creo que además de recuperar la confianza de los ciudadanos tenemos que recuperar la ilusión del militante. Y los militantes pedimos participación, queremos, además de que se nos escuche, tener capacidad directa de influencia en la marcha del partido. En 2000 el voto delegado trajo renovación al partido, pero puede que ahora eso no sea suficiente y queramos más participación. Yo la quiero, la quiero para mí y para el resto de militantes.


Insisto que en este momento tampoco tengo claro por dónde debe transitar nuestro partido. Creo que ahora no es el momento ni de condenar ni de subir a los altares los gobiernos de Zapatero, pero tal vez para saber qué camino seguir haya que repasar los últimos siete años y pensar sobre qué nos hizo sacar los mejores resultados de nuestra historia, con más de once millones de votos y que nos ha hecho perder cuatro millones y medio en tan solo tres años. Tal vez ahí encontremos alguna clave para el futuro.


Esto solo son reflexiones a vuela pluma que no sé si me salen de la cabeza o del corazón, pero creo sinceramente que o apostamos por profundizar en la democracia interna (y externa) o no cumpliremos con los compromisos que como socialistas tenemos con la sociedad del siglo XXI.


Militante con pancarta en la puerta de la sede del PSOE



Militantes y simpatizantes en la puerta de la sede socialista

Etiquetas: ,


17 noviembre 2011

En quién y en qué voy a pensar cuando vaya a votar

Hace ocho años años fui a votar porque creía que España se merecía algo mejor que un señor tan oscuro como Aznar, hace cuatro años voté para defender la alegría que nos trajo una legislatura fresca y llena de avances sociales, el domingo iré a votar con todas mis fuerzas para pelear en defensa de un estado de bienestar que no deje en la cuneta a nadie.


Iré a votar y me acordaré de mi abuela, que en los últimos años de su vida pudo disfrutar de una pensión no contributiva. Porque como la mayoría de las mujeres que vivió la mayor parte de su vida bajo el franquismo, trabajó mucho, muchísimo, pero no cotizó nada y no tuvo pensión hasta que en este país gobernaron los socialistas.


Iré a votar y me acordaré de mi tío, que si hoy viviera sería feliz porque se podría casar con quién quisiera, cuando en sus años jóvenes lo metían en la cárcel por "vago y maleante".


Iré a votar y me acordaré de mi madre, que está viva gracias a nuestro sistema de salud, que le permite, con sus pocos recursos, llevar la misma válvula artificial para su corazón que llevaría cualquier millonario de Estados Unidos operado en Houston.


Iré a votar y me acordaré de mi hermana embarazada, porque quiero para su hijo la misma educación que yo he tenido: pública y de calidad.


Por supuesto que iré a votar porque me acuerdo de las personas que están en paro, personas a las que este Gobierno ha intentado proteger especialmente, mientras que a algún candidato solo le preocupa que no tengan derecho a cobrar prestación para que no generen un gasto para el estado.


Voy a tener muy presente, cuando vaya a votar, a todas las victimas de ETA, al compañero Isaías Carrasco en especial, asesinado durante la última campaña electoral para las generales. Hoy, esos asesinos se han rendido, un triunfo de todos, pero también de un presidente que se quemó hasta las pestañas apostando por el final del terrorismo.


Y es que cuando vote con todas mis fuerzas me acordaré de otra persona, de José Luis Rodríguez Zapatero, a quién le doy las gracias por sacarnos de la oscuridad del aznarato, le doy las gracias por ampliar libertades y derechos para todos y todas las españolas, le doy las gracias por haber luchado a brazo partido para evitar que España no caiga en la bancarrota por la presión de los mercados y por la mayor crisis económica de la historia. Una pelea en la que pienso que  ha estado demasiado solo, tanto por los elementos a su derecha, un PP instalado en el "cuanto peor, mejor", como por los que dicen estar a su izquierda, unas fuerzas políticas cargadas, tal vez, de buenas intenciones, pero instaladas en un mundo irreal ya que parece que no se dan cuenta de que estamos peleando contra gigantes y no contra molinos, que estamos luchando contra una revolución conservadora tan fuerte, que se va a llevar por delante todos los logros conseguidos bajo el gobierno de Zapatero, tal vez el gobierno más izquierdista de nuestra democracia.


Si no quieres que deroguen la ley de igualdad de género, la del aborto, la que permite casarse a las parejas del mismo sexo, si quieres que siga existiendo una ley de dependencia, que tanto bien está haciendo por los más desfavorecidos en aquellas comunidades donde se ha aplicado en condiciones, si quieres defender la Ley de Memoria Histórica, que no enfrenta a unos españoles con otros, sino que permite desenterrar a españoles de bien que (se dice pronto) llevan enterrados en cunetas más de 70 años, en definitiva, si quieres un Gobierno que piense en los ciudadanos y ciudadanas, tienes que votar el día 20.


Yo votaré con todas mis fuerzas por el PSOE, por Rubalcaba, el mejor Presidente que puede tener nuestro país en este momento. Dialogante, con propuestas y que no cree que valga todo para salir de la crisis. Que tiene, como poco, dos líneas rojas que no piensa atravesar: la educación y la sanidad.


Porque me acuerdo de los que ya no están, pero sobre todo de los que hoy están y de los que vendrán mañana, voy a pelear por ellos y por su futuro.



Etiquetas: ,


16 noviembre 2011

Etiquetas: ,


04 noviembre 2011

NO ES LO MISMO

Como ha pasado otras veces me traigo un debate que surgió en Facebook. A pesar de lo banal del medio, en ocasiones se dan ciertos debates con algo más de enjundia. Si hace un tiempo traje uno sobre las guerras preventivas, ahora traigo otro sobre el manido tema de los que igualan a PP y PSOE.  Me traigo la discusión del facebook de Natalia Salvo, que abogaba por negar estas similitudes.


Coincido con su análisis porque aunque está claro que el PSOE ha podido hacer algunas cosas mal, hay que tener en cuenta que nos hemos enfrentado y nos estamos enfrentando a la peor de la crísis de la Historia y en muchas ocasiones se ha hecho lo que se ha podido, pero sin rebasar ciertas líneas rojas.


¿Qué se ha bajado el sueldo el funcionario? Vale, pero en otros países se están despidiendo funcionarios por miles (Inglaterra, Grecia) por lo tanto, que menos que un poco de solidaridad de los que tienen trabajo fijo con los que no. En Portugal a los funcionarios les quitan la paga extra, algo que también ha valorado hacer CiU en Catalunya.


En otras ocasiones estos que hablan del PPSOE no se limitan a criticar lo que ha hecho el PSOE, sino que  incluso mienten, como cuando  dicen que el partido socialista ha quitado prestaciones a parados, algo que es totalmente falso, al contrario, se estableció una ayuda de 426 euros que antes no existía, lo que ha cambiado han sido las condiciones para acceder a ella a lo largo de su vigencia. Con el PP sólo el 60% por ciento de los parados cobraba algún subsidio, con el PSOE está cifra ha llegado hasta el 80%, a pesar del aumento en el número de parados.Claro que al mismo tiempo se podían haber subido impuestos a los más ricos, pero aunque sea tarde se ha recuperado el impuesto sobre el patrimonio.


Y el resto de asuntos...pues probablemente si no se hubiese reformado la constitución (cosa que a mi no me gustó especialmente) no habríamos recibido la ayuda que del BCE que compró deuda española a principios de agosto, en un momento en el que estábamos con una una prima de riesgo de más 400 puntos. Hay que recordar que con una prima de riesgo similar, Portugal, Grecia e Irlanda fueron rescatados, y eso es una hipoteca mayor que la reforma constitucional. No voy a ponerme hacer historia contrafactual, pero me puedo imaginar lo que hubiese sido la peor crisis económica de la historia con un gobierno de derechas desde el primer minuto.


Al PSOE se le va a pasar una factura demasiado elevada: cuando la izquierda, por la urgencia de la historia, tiene que tomar algunas medidas que no corresponden a su naturaleza pero que son ineludibles, se le cobra un precio demasiado alto, aunque como en casos como este, haya conseguido salvar la mayoría de los muebles del estado de bienestar.


A la gente que me dice que había otras alternativas no me queda sino darle la razón, alternativas había y las hay: recortar en sanidad, en educación, quitar prestaciones sociales, etc. Y también por el otro lado, aunque que nos guste más,  las opciones no eran mejores: dejar caer a ciertos bancos parece lo más justo,  pero eso, además de a los especuladores jode a los pequeños ahorradores que pueden perder su poco dinero y a los asalariados, ya que se corre peligro de corralito .


Y lo dicho, si que se hay margen para subir impuestos a los ricos, para que los bancos que tienen beneficios participen del rescate de los otros, pero a veces no se puede estar de acuerdo con todo lo que hace un partido.


Estos adalides de la confusión hablan de que Zapatero se ha arrodillado, que se ha plegado a los dictados de los mercados y otras lindezas por el estilo. Respecto a lo ceder al chantaje, pues habría mucho que hablar, sobre todo hablar de quién tiene ahora más fuerza, creo que España en solitario no tiene capacidad para soportar una guerra a tumba abierta con los mercados financieros y para eso habría que contar con Europa...pero os recuerdo que ahora Europa es de derechas, y que las elecciones europeas es a las que menos votamos...cuando tal vez sean más importantes que unas generales.


Así que tal vez lo que haya hecho nuestro presidente es defender con uñas y dientes el Estado de Bienestar del que nos hemos dotado, tomando medidas duras, durísimas, que seguro a él le han dolido, pero en ocasiones cuando hay tormenta es necesario plegar las velas para que no se rompan y poder navegar de nuevo cuando escampe.


A aquellos que hablan del PPSOE les pido que además de analizar nuesto presente lean un poco de historia. No es nuevo. En los años 30 los mismos que hoy hablan de PPSOE en el siglo pasado nos llamaban socialfascistas; cuando se dieron cuenta de quién era el verdadero enemigo ya era tarde. No perdamos de nuevo el tren de la historia. Miremos atrás y miremos a nuestros vecinos, si no quieres estar como Portugal, como Grecia, como Irlanda, como Inglaterra, si no quieres estar como ellos, lee. Y luego vota PSOE

Etiquetas: ,


26 octubre 2011

Tarazona y la Guerra de los Pedros

Subo otro trabajo que tuve que hacer para la asignatura de Métodos y Técnicas de Investigación Histórica. Pertenece de nuevo a la parte dedicada a Medieval, que a pesar de ocupar solo tres meses de clase nos hicieron trabajar muchísimo: dos recensiones, un trabajo y dos exámenes. La primera recensión ya la subí aquí hace poco; ahora toca el trabajo, que consistió en preparar un proyecto de investigación histórica bajo un esquema prefijado que nos dieron los profesores. Al tener que trabajar una época que no domino mucho preferí hacerlo sobre una zona que conozco bastante, Tarazona, mi pueblo.


Una vez elegido el objeto de estudio hice un breve repaso a la rica historia medieval turiasonense para centrar el trabajo en algún aspecto concreto del devenir de la ciudad. Cualquiera que haga esto verá que hay multitud de temas por tratar, la riqueza de la Tarazona medieval parece infinita. A mí me llamaron la atención dos periodos:  uno, el de transición del mundo antiguo al medieval, esa época de cambio, de invasiones bagaudas, en la que se derrumba un mundo y casi hay que empezar de cero, un periodo apasionante que creo está todavía por estudiar en profundidad.


El otro punto que me llamó la atención se sitúa en el siglo XIV, que se nos presente realmente apasionante en Aragón. Dos siglos después de la conquista cristiana las tierras aragonesas se ven afectadas por la gravísima epidemia de peste de 1348 y las tierras de frontera serán el escenario de la disputa entre dos reyes cristianos que torna incluso en guerra internacional. En medio siglo, Tarazona es primero aragonesa, luego castellana y, finalmente aragonesa de nuevo. Conocer como sería la vida de las personas que vivieron ese momento tan convulso me parece apasionante. Finalmente, me decidí por este, que me resultaba algo más cercano


Como siempre me pasa,  no le pude dedicar el tiempo que se merece, es más, el trabajo lo terminé en la sala de espera del hospital mientras operaban a mi madre. A pesar de todo creo que no quedó mal del todo y, lo más importante, que gracias a él conozco algo mejor la historia de mi pueblo.


Si algo me ha quedado claro es que a pesar de que la vida me lleva a especializarme en contemporánea no quiero dejar de lado el conocimiento de la Historia en general, la arqueología (una de mis pasiones abandonadas), el mundo antiguo (que tantas lecciones de actualidad nos ofrece -1 y 2-), el medieval y la época moderna, siempre tendrán un hueco en mis estudios.



Etiquetas: , , ,


25 octubre 2011

En defensa de la educación pública








Etiquetas: ,


14 octubre 2011

"Historia de España en el siglo XX"

Recensión Crítica


Historia de España en el siglo XX”

Julián Casanova

Carlos Gil Andrés

2º edición. Diciembre de 2009.

Páginas 417

Formato 16 x 24 cm

Encuadernación Rústica

Editorial Ariel, S.A.

ISBN: 978 84-344-3491-2

Depósito Legal M. 258-2010

Un paseo tranquilo y sosegado por el siglo XX español que nos ayude a entender nuestro presente. Esta es la interesante propuesta que nos hacen Julián Casanova y Carlos Gil, profesor y ex alumno brillante, ambos reputados historiadores, que se unen para ofrecernos una historia de España del siglo XX. Julián Casanova (Valdealgorfa, 1958)  es un autor que no necesita presentación, historiador de prestigio, sus resultados no defraudan ya sea cuando se ocupa de temas sobre Historia Social, Historiografía, Guerras civiles europeas, Europa de entreguerras, etc.; cuando abrimos un libro de Casanova sabemos que es garantía de erudición y rigor. Carlos Gil (Logroño, 1968) menos conocido por su juventud pero muy celebrado en el ámbito académico, es autor de obras muy valoradas, como Echarse  a la calle. Amotinados, huelguistas y revolucionarios. (La Rioja 1890-1936) y Piedralén. Historia de un campesino. De Cuba a la Guerra Civil[1].


Ambos comparten una preocupación por la divulgación, por ello ponen especial cuidado en la narración, procurando unos textos limpios, bien escritos y fáciles de leer. Con este monográfico sobre el pasado siglo pretenden “salir del ámbito del académico y llegar a un público más amplio”, algo que seguro van a conseguir ya que la lectura de este texto recuerda lo que Hobsbawm denominó “haute vulgarisation” cuyo “lector ideal será el formado teóricamente, el ciudadano inteligente y culto, que no siente una mera curiosidad por el pasado, sino que desea saber cómo y por qué el mundo [España en este caso] ha llegado a ser lo que es hoy y hacia dónde va.”[2]


Es revelador que la introducción del libro comience situando en primer plano la Guerra Civil, porque este hecho, además del más traumático del siglo XX, supone el comienzo de la mayor excepcionalidad de la historia de España del s. XX con respecto a la europea: los cuarenta años de dictadura franquista.  Porque  una de la virtudes de este libro es que encaja la historia de España en un contexto europeo que para nada le es ajeno, rompe el mito del fracaso secular español y nos demuestra que los vectores por los que discurre la historia española no difieren de lo que se vive en nuestra Europa contemporánea.  Ya en el primer capítulo nos muestra como el tan cacareado retraso español,  que se vio agrandado por el “desastre” de 1898, no lo fue tanto, ni política ni socialmente, algo que el relato de Casanova y Gil nos señala sutilmente al mostrarnos  la facilidad con la que el régimen de la restauración, nacido en 1876, se prolonga sin grandes sobresaltos  y supera con facilidad el “desastre”, el regeneracionismo y el atraso español qué, como nos señalan los autores, se acerca más al mito que a la realidad.


Así, con la facilidad que proporciona su narrativa limpia, vamos paseando por el siglo XX español, observamos el proceso de formación de la clase obrera, favorecido por la no participación bélica (que sí dialéctica) en la Gran Guerra,  observamos cómo influye la revolución rusa y, sobre todo, nos pone sobre la mesa dos aspectos que han de marcar la historia de nuestro país: los nacionalismos y la guerra con Marruecos. Este es otro de los puntos destacables de este libro, que no se limita a contar los hechos sino que los interpreta, analiza sus causas y nos anticipa sus consecuencias, es capaz de conectar los problemas para la construcción del Estado de las Autonomías con el surgimiento de los nacionalismos a principios de siglo, o de  hacernos entender fácilmente por qué al ejército español le costó tan poco recurrir a la violencia contra la República.


Además del ejército y los nacionalismos, llama la atención la omnipresencia de la Iglesia en el devenir histórico de nuestro país, tal vez la más duradera, capaz, como se demuestra  durante la Guerra y el Franquismo, de lo más reprobable por seguir manteniendo sus prebendas y poderes.  Algo que afortunadamente también se matizó al acercarse el final del franquismo, por la llegada de los vientos del concilio Vaticano II que permitió cierta disidencia en la Iglesia y ver en la España de Franco algunos  “curas y católicos que hablaban de democracia y socialismo”.


La virtud de este libro es que a pesar de lo condensado, todo un siglo en apenas 400 páginas, consigue, como apuntábamos, profundizar y atravesar la epidermis del propio relato político de los acontecimientos del país. Así por ejemplo, nos explica con claridad por qué la dictadura es capaz de sostenerse durante 40 años, algo que va más allá del simple apoyo del ejército y la iglesia.


Sobre el aspecto formal del libro, se puede afirmar que los autores consiguen convertir su lectura en ese paseo tranquilo, sosegado, sin  apasionamiento, del que se hablaba al comienzo, un paseo construido mediante el análisis riguroso de las obras que la historiografía española ha producido desde los años 80, pero salpicado también de los testimonios que nos dejaron los protagonistas de la época, ya sea desde la política o desde la literatura. En ocasiones podemos echar en falta  notas al pie, algo que suponemos es decisión de los autores para ayudar a una lectura fluida y sin interrupciones, lo que es de agradecer para el lector medio que quiere conocer mejor la historia de nuestro país pero al que le asustan farragosos manuales. Además, el prestigio y la profesionalidad que avala a los autores proporciona la confianza suficiente como para no exigir continúas referencias al documento, a esto sumamos dos características que hacen especial a este libro: por un lado, una alusión permanente a las teorías y afirmaciones de los más prestigiosos profesionales de la historia (y también continuas referencias  a la cultura de la época) lo que nos ofrece un amplio abanico de posibilidades para ampliar, refutar y completar aquellos temas que más nos interesan. Por otro lado, los autores incluyen una magnífica bibliografía comentada, algo que sería de agradecer que se convirtiera en  una costumbre entre el resto de historiadores, ya que ayuda al neófito a saber dónde buscar y que es lo que cada autor le puede ofrecer.


Para finalizar con el hilo histórico que sigue este libro, los autores hacen un relato de la transición y la democracia, llegando al presente que ha sido conformado por nuestro pasado, presente que no estaba escrito ni predefinido, pero que no se puede entender sin mirar atrás. Por eso, tal vez para construir el futuro sea necesario parar, mirar, recordar y agradecer los esfuerzos de todas las personas que nos han permitido disfrutar de esta democracia. Este libro es un buen comienzo para pensar en el futuro.





 






[1] Del primero el propio Julián Casanova apuntó que “merece una lectura exhaustiva más allá del interés que uno tenga Sobre La Rioja ya que ofrece un excelente ejemplo de cómo pueden conectarse las teorías con la investigación empírica”. Casanova, J. “La historia social y los historiadores” Crítica 2003. Pág. 20, nota. “Piedralén” fue celebrado por Elena Hernández-Sandoica en las IX JORNADAS DE HISTORIA Y FUENTES ORALES cómo ejemplo paradigmático de cómo una biografía puede servir para el estudio y el relato de la Historia.




[2] Hobsbawm, E. J. “La era de la revolución. 1789-1848”. Labor Universitaria. 1991. Pág. 5 Prefacio.

---

Lo puedes descargar en pdf pinchando aquí.


Etiquetas: , , , ,


13 octubre 2011

La teoría de la justicia de Jonh Rawls y sus críticos

Como este trabajo es un poco largo para subirlo en forma de post os dejo un enlace para que lo bajéis en pdf. En él podéis encontrar una exposición sobre la teoría de la justicia de Jonh Rawls y una breve introducción a las reacciones que produjo en boca de sus principales críticos: Robert Nozick, Michael Sandel y Amartya Sen.


A diferencia de otros trabajos a esté me enfrenté siendo lego en la materia, por lo que el esfuerzo inicial a la hora de afrontarlo tuvo que ser mayor, pero también lo fue recompensa: descubrir autores como Amartya Sen no tiene precio. La única pega que tuve es que,  para no variar, al final fui un poco apretado de tiempo, lo que  me empujó a establecer una estructura bastante sencilla en la que me limito a exponer de manera resumida la teoría de Rawls para, posteriormente, ofrecer unas pinceladas de las principales líneas críticas abiertas por Nozick, Sandel y Sen.


Os dejo un párrafo para abrir boca y subo el pdf con el trabajo completo:



Puede que, olvidándonos de las teorías del vale (casi) todo de los libertarios, debamos coger lo  mejor de cada una, porque a pesar de sus diferente enfoques, en el discurso de todas ellas  aparecen puntos comunes que apelan a un continuo diálogo: tanto Rawls con su consenso  entrecruzado, como Sandel cuando habla de “razonar juntos sobre el significado de la vida buena” están apelando al diálogo, ya sea con abstracción o sin ella, pero apelan al diálogo. Lo mismo que Amartya Sen y su apelación a la “razón en público” a la “necesidad básica de razonamiento público que implica argumentos diferentes y perspectivas diferentes” Por lo tanto puede que la solución, si la podemos encontrar, la encontremos en una propuesta similar a la de Habermas y su discursethik (ética del  discurso) que dice que la búsqueda de la justicia exige un “diálogo real, continuado, sincero”  que Habermas denomina “situación ideal del habla” en la que se deben dar  condiciones de libertad e igualdad para que sea posible una “racionalidad  comunicativa”

Etiquetas: , , , ,


05 octubre 2011

Hacerse medievalista


Recensión Crítica del primer capítulo del libro En busca de la Edad Media, de Jacques Le Goff



Editorial: Paidós

ISBN: 84-493-1477-1

Publicación: Barcelona, 2003

Páginas: 156

 

 

 

 

El porqué hemos elegido este oficio es una pregunta a la que todos los historiadores debiéramos responder. El ilustre medievalista Jacques Le Goff (Toulon, 1924) comienza respondiendo a esta cuestión en su libro titulado “En busca de la Edad Media”, que más que un título parece un perfecto resumen de lo que ha sido su vida, ya que bajo la forma de una entrevista realizado por Jean Maurice de Montremy, este texto se convierte en un repaso a su vida y a su relación con la Edad Media.


Pero Le Goff no se limita únicamente a decir por qué se hizo historiador, sino que a través de sus experiencias vitales nos da explicaciones del tipo de historia que le atraía, la historia de las personas antes que la de las instituciones, historia a la que luego pondrá nombre cuando entra en contacto con la Escuela de Annales y se convierta en uno de los principales teóricos de la Historia Social y, sobre todo, Cultural.


En este capítulo descubrimos, a través de sus palabras, como la pasión por la historia no aparece por arte de magia, al contrario, es resultado de la suma de pequeñas cosas que, como le pasa al autor, nos ha ido calando como lluvia fina desde nuestra infancia. Así, nos vemos reconocidos en él sobre todo cuando habla de sus maestros, de los grandes nombres de la historia que nos deslumbran cuando los leemos por primera vez, pero también y sobre todo nos podemos sentir identificados cuando habla de los maestros que han sabido despertar nuestra curiosidad y nuestro interés por una u otra disciplina, en nuestro caso la Historia. Seguramente a muchos de los lectores de este libro nos viene a la cabeza el nombre de alguno de ellos cuando Le Goff recuerda con tanta gratitud a Henry Michel, aquél profesor agnóstico que con tanto respeto hablaba de la iglesia.


Como nos muestra el historiador francés, si nosotros quisiéramos responder a la pregunta inicial también deberíamos dar explicaciones de lo que nos ha rodeado a lo largo de nuestra formación como persona, de nuestras influencias, de la familia que nos ha criado y, también, de los hechos históricos que nos han marcado porque, como dice Hobsbawm, “hablamos como hombres y mujeres de un tiempo y un lugar concretos”. Por eso no nos extraña cuando Le Goff cuenta de manera magistral como para él la imagen de la resistencia francesa es la de un soldado haciendo trizas su uniforme
cuando escucha a Pétain anunciar la capitulación de Francia, ni cuándo hace referencia a la influencia de la religiosidad de su madre. ¿Para cuántos historiadores del futuro su toma de conciencia histórica será la imagen de la caída de las torres gemelas de Nueva York o las manifestaciones del No a la Guerra? ¿Cuántos deben (debemos) la pasión por la lectura al simple hecho de ver leer mucho a nuestro padre o nuestra madre?


Otro aspecto que queda patente a lo largo de este primer capítulo es la apuesta del autor por una historia interdisciplinar, que no reniegue de la colaboración con otras ciencias y que incluso puede beber del arte y la literatura. Le Goff deja vislumbrar en este texto que es más que un historiador, que es un teórico de la Historia (como ya había demostrado sin lugar a dudas en los dos volúmenes escritos con Pierre Nora titulados “Hacer la Historia”) puesto que de manera suave y sin artificios introduce conceptos, como el de historia cultural, o nos cuenta su rechazo al historicismo. Todo esto lo hace, como hemos dicho, de manera clara y sencilla, con ejemplos aparentemente inocentes pero que vislumbran cierto contenido teórico, como cuando nos relata su toma de conciencia del cambio de costumbres que se estaba produciendo a comienzos del s. XX (p. 24). A pesar de todo, el interesado en la Teoría de la Historia echará en falta que el autor no profundice en este y otros conceptos y se quede en el simple enunciado de la teoría.


Si en una primera parte del capítulo Le Goff se ha centrado en la evolución personal que le lleva a ser historiador, posteriormente dedica un apartado muy importante a las fuentes documentales y a cómo estas condicionan el estudio de la historia, lo que también le sirve para reivindicar la importancia de las ciencias auxiliares, en su caso el valor de la paleografía.


Y si teníamos alguna duda de la importancia de la aparición del códice (libro) para el trabajo del historiador (y para el curso de la Historia), Le Goff nos la resuelve con una breve y brillante exposición de cómo un cambio en la forma en que se fijan y reproducen las ideas se retroalimenta con un cambio en la cultura y la mentalidad de las gentes. Para entender esto nos cuenta la revolución que supuso la aparición del libro y la reforma de la escritura llevada a cabo durante el reinado de Carlomagno algo que nos ha de servir tanto para entender el cambio que supuso en la Edad Media como también para fijarnos en los cambios que está produciendo la actual revolución tecnológica en nuestras costumbres y nuestra manera de pensar.


Finaliza este capítulo volviendo a su experiencia personal que le sirve ahora para introducir a la Escuela de Annales y su tercera generación, la “Nueva Historia” de la que él ha sido uno de sus máximos representantes. De nuevo echamos aquí de menos algo de profundidad en el texto, y que Le Goff nos diga a donde nos lleva esa novatio que extiende la Historia “a la vida privada, las costumbres, a las mentalidades, a las sensibilidades, etc.” (p. 38) ya que como dice otro gran historiador “una cosa es que pensemos que una explicación histórica más rica debe incluir hoy muchos factores que anteriormente no teníamos en cuenta […] y otra que interpretemos eso como una invitación a abrir nuevos campos separados que tenderán a convertirse en la práctica en disciplinas independientes.”1


A pesar de todo, esta falta de profundidad no empaña para nada el global del capítulo, incluso podemos afirmar que está propiciada por el autor, que utiliza a lo largo de sus repuestas un tono sencillo, casi intimista, que nos hace cómplices de su amor por la (buena) Historia. Si lo que pretende es que nos hagamos preguntas sobre por qué hacemos historia y sobre qué historia hacemos, en definitiva, si lo que pretende es que “queramos” más nuestro oficio, habría que responderle: objetivo conseguido, Maestro.



1 J. FONTANA. La Historia después del fin de la Historia (págs. 81 a 85). Ed. Crítica. 1992. Barcelona.

--

(Lo puedes descargar en PDF aquí) Es un trabajo correspondiente a la asignatura Métodos y técnicas de investigación histórica(parte medieval) del  cuarto curso de la Licenciatura en Historia. Universidad de Zaragoza. Profesora: Dª. María Narbona. Alumno: Francisco Gracia.

Etiquetas: , , , ,


01 septiembre 2011

Habermas y el 15-M

A pesar de que estoy en plena vorágine de exámenes, o quizá precisamente por eso, he sacado tiempo para escribir un breve post. Y es que mientras leía unos apuntes de Historia del Pensamiento sobre Jürgen Habermas no he podido evitar relacionar su concepción sobre la democracia deliberativa (muy bien explicada en las primeras páginas de esa presentación) con el movimiento conocido como 15-M ya que, tal vez, en los postulados de Habermas encontremos un camino a seguir, sino es que el 15-M lo está siguiendo ya.


Porque el recorrido que hizo el pensamiento habermasiano para llegar a formular su concepción de la democracia deliberativa es muy similar a la historia que ha producido al movimiento 15-M. Años antes de concebir la deliberación como el futuro ideal para las democracias, Habermas postulaba, en los años  70, que el capitalismo no se vería legitimado si se diera un verdadero proceso democrático, que los ciudadanos no darían su visto bueno al capitalismo y apostarían por algún sistema más equitativo. Pensaba que en alguna de sus crisis cíclicas perdería su legitimación y se produciría una crisis social y política profunda, una crisis de legitimación. Un pensamiento basado en las teorías marxianas aunque, a diferencia de Marx, quién pensaba que tras la gran crisis vendría la anarquía, Habermas sostenía que vendría la reacción política y social. Y eso creo que es nuestro 15-M, la reacción social harta de los excesos del capitalismo.


El  análisis de Habermas  decía que cuanto más capitalismo, mas fallos comete este y más tiene que intervenir el Estado para solucionar esos fallos. Pensaba que esa mayor intervención del Estado tendría consecuencias, porque los ciudadanos no exigimos legitimidad a los mercados pero si a los Estados...y me parece exactamente que esto es lo que está pasando ahora, estamos exigiendo cuentas al Estado por cosas, por ejemplo, como el rescate a la banca. Habermas establecía que si una crisis muy fuerte hace que el Estado deje de poder sostener el Estado de Bienestar (los paños calientes que hacen llevadero el capitalismo) ese Estado entraría en una grave crisis y con él, el capitalismo. Y en eso parece que estamos


O no.  Porque Habermas en los 90 modifico su teoría al observar que  el capitalismo, que es muy listo, lo que había hecho era “externalizar" y reducir el Estado de Bienestar, hacerlo privado (o no hacerlo) por lo cual ya no necesitaba legitimación. Ante esta nueva situación Habermas desechó su teoría sobre el fin del capitalismo ya que se dio cuenta de que la economía no se puede controlar estatalmente, por eso creyó que la salida para una democracia más plena ya no se encontraba en el fin del capitalismo sino en conseguir una democracia más participativa, de ahí su teoría sobre la democracia radical o deliberativa, basada en la capacidad de crear opinión pública que tiene la sociedad civil, siendo esta sociedad civil el  el conjunto de asociaciones y relaciones que existen en ella y la opinión pública su capacidad de influir sobre el Estado. Como último extremo, podría llegarse a que si el Estado no atiende estas demandas se llegase a la desobediencia civil.


Tenemos que tener cuidado, porque tal vez sea ese el punto en el que nos encontremos, ya que los Gobiernos han perdido las riendas de los mercados (si es que alguna vez las han tenido) y estos galopan desbocados Una vez que el Estado ha perdido las riendas de los mercados es muy difícil que, aunque quiera (y yo creo que nuestro Gobierno quiere), es muy difícil que pueda atender las demandas de los ciudadanos... ¡cómo está pasando ahora!  ¿Cuál es la solución?


Difícil decirlo, yo no la tengo, pero me atrevería a seguir apostando por Habermas que en su teoría sobre la justicia apuesta por un discursethik (ética del discurso) que dice que la búsqueda de la justicia exige un “diálogo real, continuado, sincero” que Habermas denomina “situación ideal del habla” en la que se deben dar condiciones de libertad e igualdad para que sea posible una “racionalidad comunicativa”. Tal vez sea hora de que 15-M, Gobierno, sindicatos, ciudadanos se sienten (nos sentemos) a dialogar y nos digamos la verdad. Esta práctica debe permitir a la comunidad trascender de su cultura, de sus creencias y producir normas de consenso. Creo que mediante este dialogo podemos llegar a un consenso de mínimos, a una cultura pública, o como queramos llamarlo, pero lo que tengo claro es que el dialogo sincero es el único camino que nos puede llevar hacía una sociedad no sé si justa, pero tal vez con menos injusticias como las que vemos cada día.

Etiquetas: , , , ,


15 julio 2011

"Los orígenes de la ciencia social"



Recensión Crítica:


"Los orígenes de la ciencia social. El desarrollo de la teoría de los cuatro estadios"


Autor: Ronald L. Meek


Título original: "Social Science and innoble Savage”


Traducción: Eulalia Pérez Sedeño.


ISBN:  84-323-0422-0


Edita: Siglo Veintiuno de España. 1981. Colección Teoría.


22 cm. 245 p.


 

 

Ronald Meek (1917-1978) realiza en este libro una brillante exposición sobre la formación y elaboración de la “Teoría de los cuatro estadios” (T4E) una de las primeras formulaciones sobre la idea del progreso humano y su motor de cambio, que establece que la sociedad ha evolucionado a lo largo de su historia pasando por estadios sucesivos basados en distintos modos de subsistencia: la caza, el pastoreo, la agricultura y el comercio.


Meek fue un reputado economista y científico social, nacido en Wellington, (Australia) donde realizó estudios en derecho. En 1940 marchó a Cambridge donde obtuvo el doctorado; posteriormente ejerció durante cinco años como Profesor de Economía Política en la Universidad de Glasgow, por lo que no nos ha de extrañar que se convierta en uno de los mayores expertos sobre Adam Smith. Finalmente, en 1963 ocupa la Cátedra “Tyler” de Economía en la Universidad de Leicester, puesto que desempeñaba en el momento de su muerte. Ronald L. Meek, considerado por sus colegas como uno de los mayores eruditos sobre el marxismo[i], fue también un estudioso del periodo que configuró las ideas de Marx, cuando surgen los primeros tratados sobre economía clásica.


En el libro que nos ocupa, escrito en su etapa de Leicester, nos dice que su propósito es demostrar la influencia de la literatura sobre los americanos en la formulación de la T4E en el s. XVIII, pero conforme avanzamos por sus páginas encontramos que consigue eso y mucho más, ya que hace un magnifico recorrido historiográfico en el que se remonta a las fuentes más antiguas para buscar los mimbres que sirvieron para forjar esta teoría. Así, queda claro que aunque Meek dice en su primer capítulo que pretende demostrar la decisiva aportación de la literatura sobre los americanos (p. 2) también sumará, a lo largo de su exposición, todas aquellas influencias y/o causas necesarias que hicieron posible la elaboración de esta teoría.


No es de extrañar, por este motivo, que en el primer capítulo por un lado, se remonte a autores como Lucrecio o Bodino y, por otro, nos introduzca tres debates y teorías vigentes en aquel tiempo, que contribuyeron a la construcción de la T4E. La primera es la importancia de la propiedad privada para el progreso de la humanidad –explicadas a través de la tríada de autores Grocio/Pufendorf/Locke–, la segunda era la búsqueda del motor de cambio histórico, que se vislumbre en la “ley de consecuencias involuntarias” y en autores como Bossuet –que anticipa a Turgot–, y, por último, la “querella antiguos y modernos” –que hasta ese momento no había pasado de ser una mera discusión sobre si las artes, las ciencias, la filosofía contemporáneas eran mejores o peores que las de la antigüedad clásica–. Ingredientes todos ellos que, en mayor o menor medida, influyen en los autores que fijarán la T4E.


Pero no son solo estos aspectos los que se repiten a lo largo de la obra, observamos también la importancia que tienen los trabajos sobre el Conocimiento de Locke, la obra de Montesquieu (y la Ilustración en general), la idea del “mal salvaje” frente a la del “buen salvaje” de Rousseau en el concepto del progreso, el papel que adquieren los estudios comparativos y la sensación de que el hombre y sus instituciones eran también “obra de sus circunstancias” (p.1).






Para un historiador el libro está muy bien estructurado y construido. Como vemos, se remonta a los antecedentes más lejanos (“la prehistoria de la T4E”), continua con lo que considera el desencadenante de la Teoría, (“Al principio todo el mundo era América”) para continuar en los dos capítulos siguientes con la exposición de su contenido por boca de sus protagonistas, exposición que será completada por sus “seguidores” en el capítulo V, y finaliza analizando la influencia de esta teoría en la economía y la poesía además de mostrar las primeras críticas a lo que se había convertido en pensamiento dominante a fines del s. XVIII

Hemos visto, pues, como Meek nos da los mimbres con los que se trenzará la teoría. Pero aunque los mimbres existan no podemos hacer una cesta sin que se rompan, hace falta más, hace falta agua que los ablandé y un cestero que sepa cómo hacerlo. Para el autor este desencadenante que hace posible que surja la T4E es la cada vez más abundante literatura sobre el “salvaje” americano. Por eso nos resalta, entre otros, los trabajos de Acosta, Ogylby y Lafitau (p. 42-64) que no solo se hicieron preguntas sobre el origen de estos pobladores sino que ofrecieron posibles respuestas.

De estos estudios bebieron los autores que, de manera casi simultánea en Escocia y Francia, fijaron los pilares de la T4E, siendo los primeros “cesteros” que elaboran en firme la teoría Turgot y Smith. Sobre el pensamiento de ambos Meek realiza el mismo camino que para su obra en general: sigue paso a paso la construcción de la teoría analizando como surgen en sus discursos los primeros indicios de la Teoría hasta quedar complemente fijada en sus escritos. Es de destacar el conocimiento y la erudición que muestra Ronald Meek sobre la vida y obra de estos personajes, y su capacidad para bucear en sus escritos y ofrecernos todas las pistas que son de interés para su estudio.

Cuando llegamos a estas dos grandes figuras lo hacemos tras haber visto como han ido madurando diversos conceptos y premisas, tales como los ya nombrados sobre la importancia de la forma de subsistencia como motor de cambio o la posibilidad de que estos estadios hayan sido consecutivos. A ello se unen las disquisiciones sobre el origen de los americanos, en las que se ha ido fijando la idea de que condiciones “iguales” producen “respuestas iguales” por parte de los humanos, lo que da pie a la introducción de conjeturas en el análisis.

El autor no se queda en la mera exposición de los hechos, sino que también intenta hacernos comprender el porqué del buen recibimiento de estas nuevas teorías revolucionarias para su época. Así, a los condicionantes que suponían las distintas formulaciones que ya hemos nombrado sobre la propiedad, el motor de cambio y la querella antiguos/modernos, añade, en primer lugar, “la rapidez del progreso económico contemporáneo” y el propio contraste en el desarrollo de distintas zonas de sus países que ellos mismos podían observar (p.126). En segundo lugar nos expone un componente ideológico, ya que la idea de progreso desde una sociedad como la América, sin instituciones, sin desigualdad aparente, etc. hasta una sociedad como la actual, les sirve para justificar la existencia de estas propias instituciones. Tal vez echamos de menos que profundicé algo más en estos aspectos, ya que desde el punto de vista historiográfico, podemos encontrar, como dijo Juan José Carreras, que “Había interés por superar el paradigma de la historia-crónica, buscando regularidades y abriéndose a conceptos generalizantes”[ii]. Aunque esta misma idea se puede inferir cuando Meek habla de que fueron los primeros autores que creyeron en la posibilidad de la introducción de leyes en el devenir de la historia.


No debemos entender este libro de Meek como una isla entre sus principales líneas de investigación, centradas en el Marx y en la economía clásica, ya que en diversos párrafos, tanto cuando reproduce los escritos de estos clásicos como cuando aporta sus propias reflexiones, podemos vislumbrar una camino hacia el establecimiento del materialismo histórico de Marx, cuyo pensamiento, dice Meek, “no forma un compartimento estanco sin relación con una historia previa […]”[iii]


Y no solo del campo del marxismo encontramos “prehistorias” en la T4E sino que podemos entrever el inicio de otros debates que todavía siguen vivos. De esta forma, las divergentes teorías sobre el origen de la población americana nos pueden recordar polémicas vigentes en prehistoria y antropología entre difusionismo cultural vs evolucionismo cultural autóctono. Y la polémica sobre el uso y validez de las conjeturas para el estudio de la historia, (como en el discurso de Adam Smith entre otros, muy criticado por Dugald Stewart en p. 116 y pp. 228-232) la polémica la podemos equiparar como antecedente de la discusión entre Historiadores y Sociólogos sobre la validez de la abstracción en el estudio histórico y la consiguiente posibilidad del establecimiento de leyes generales. Para Ronald Meek y en el caso de la T4E la crítica al uso de las conjeturas es exagerada ya que “la mayoría la aceptaron sólo cuando se vieron obligados a hacerlo” (p.233) y, a pesar de reconocer que estas conjeturas estaban contaminadas de cierto presentismo y eurocentrismo, considera que la magnitud de las acusaciones basadas en este hecho son desproporcionadas (p.238).


Por último, otra de las virtudes que nos aporta este libro es que nos muestra de manera espléndida como se produce el nacimiento de una teoría, como se gesta y de qué manera el diálogo entre autores y disciplinas diversas construye y asienta un pensamiento novedoso que acaba convertido en dominante. Pero si vamos un poco más allá, veremos que el libro nos enseña cómo en este tiempo se ponen los cimientos de unas ciencias cuyo objeto de estudio no es otro que el del hombre en sociedad. Con estos mimbres no solo se desarrolló la teoría de los cuatro estadios, sino que también se comienza a trenzar la cesta que contiene disciplinas tan cercanas como la sociología, la historia social y la historia económica.




 
--------------------------------
 
[i] Así lo definía Eyleen Apeelbaum en el obituario que le dedicó en el Journal of Post Keynesian Economics, Vol. 1, No. 3 (Spring, 1979), pp. 123-125. Entre otros méritos Appelbaum destaca que “Two of his books, Studies in the Labour Theory of Value (1956) and Economics and Ideology (1967) form an essential part of the intellectual capital shared by serious Marxist and radical thinkers, whatever their political distinctions”

[ii] HISTORIA de Aragón: Economía y Sociedad/ Juan José Carreras… [et al]. Zaragoza: Institución « Fernando el Católico», 1996. p. 13 (Edición electrónica: http://ifc.dpz.es/recursos/publicaciones/19/33/_ebook.pdf )

[iii] “Meek rejected the view that Marx's ideas formed a self-contained system with neither a prior history nor the possibility of subsequent development” en Ronald L. Meek, July 27, 1917-August 18, 1978. Eileen Appelbaum. Journal of Post Keynesian Economics, Vol. 1, No. 3 (Spring, 1979), p. 124.
-----
 
Podéis descargarlo en PDF de aquí

Etiquetas: , , , ,


13 julio 2011

FUERA DEL BARRIO

De nuevo la ciudadanía toma la palabra. El grito "FUERA DEL BARRIO" se ha convertido en el ¡NO PASARÁN! del siglo XXI. Por segunda vez en una semana los vecinos y vecinas de Lavapiés impiden una redada policial. Según testigos presenciales todo ha comenzado cuando la policía, tras solicitar la documentación a una persona, ha intentado detenerlo y a la miníma resistencia ha empezado a soltar palos a diestro y siniestro.


Nosotros hemos llegado cuándo la policia comenzaba a replegarse, aunque todavía han hecho un intento de tomar posiciones. El movimiento ciudadano se ha comportado pacíficamente, con excepción de algunos  exaltados (muy pocos) que en todo momento han sido recriminados por la mayoría, vecinos y vecinas del barrio de todas las edades, sexo, condición, etc.


La sensación de estar presente en ese momento no se transmite ni a través del vídeo ni con las palabras que puedo escribir aquí.  Ha sido tenso y emocionante a la par, pero como todo ha terminado sin violencia el regusto ha sido muy bueno.


Os dejo unos vídeos, el primero es bastante largo y lo he grabado yo; el resto son de Christian y son más cortos.








Etiquetas: , , ,


08 junio 2011

El olor a carne quemada

No iba a postear hasta pasado el 15 de junio, pero el señor Semprún merece, como poco, que sus recuerdos queden entre nosotros:

La memoria. Están desapareciendo los testigos del exterminio. Bueno, cada generación tiene un crepúsculo de esas características. Los testigos desaparecen. Pero ahora me está tocando vivirlo a mí. Aún hay más viejos que yo que han pasado por la experiencia de los campos. Pero no todos son escritores, claro. En el crepúsculo la memoria se hace más tensa, pero también está más sujeta a las deformaciones. Luego hay algo... ¿Sabe usted qué es lo más importante de haber pasado por un campo? ¿Sabe usted qué es exactamente? ¿Sabe usted que eso, que es lo más importante y lo más terrible, es lo único que no se puede explicar? El olor a carne quemada. ¿Qué haces con el recuerdo del olor a carne quemada? Para esas circunstancias está, precisamente, la literatura. ¿Pero cómo hablas de eso? ¿Comparas? ¿La obscenidad de la comparación? ¿Dices, por ejemplo, que huele como a pollo quemado? ¿O intentas una reconstrucción minuciosa de las circunstancias generales del recuerdo, dando vueltas en torno al olor, vueltas y más vueltas, sin encararlo? Yo tengo dentro de mi cabeza, vivo, el olor más importante de un campo de concentración. Y no puedo explicarlo. Y ese olor se va a ir conmigo como ya se ha ido con otros.



(Más en El País)

Etiquetas:


28 mayo 2011

Papá cuéntame otra vez...

Os dejo con una canción. No vuelvo hasta el día 15 que estoy de exámenes.

Etiquetas: ,


25 mayo 2011

Primarias o Congreso: ¿Por qué no las dos cosas?

Primarias o Congreso, Congreso o Primarias... ¿Por qué no  buscar una formula para poder hacer las dos cosas? Ni las primarias son la panacea (sobre todo si son solo una elección entre personas y no entre ideas) ni  el congreso es algo "antidemocrático"  ni viceversa. El Congreso está bien sobre todo como mecanismo de debate sereno para analizar problemas y proponer soluciones, para facilitar que cada militante sea escuchado no solo mediante el voto sino también mediante la palabra.  Pero a la hora de elegir los cargos nada mejor que la democracia directa de TODOS/AS los militantes.

Tal vez en lugar de un Congreso necesitemos una conferencia política y orgánica, donde se recojan los debates de cada agrupación local que luego puedan ser aprobados para que cada candidato tenga que cumplir unos mínimos. O un proceso congresual  que sirva para que los posibles candidatos/as  hablen y ESCUCHEN a los militantes y que ese congreso termine con una convocatoria de primarias.

Por su parte,  la democracia directa no debiera ser solo para elegir cabeza de lista o secretario general, la democracia directa se debe extender a todos los procesos: confección de listas para Cortes, parlamentos regionales, ayuntamientos, etc.  Y  no basta con eso, como en la antigua Grecia, se hace necesaria la rendición de cuentas: que cada cargo tenga periódicamente que explicar su trabajo a los militantes y que este cauce de comunicación sirva para que “el cargo” conozca el sentir del militante, o lo que es lo mismo, del “ciudadano medio”.

Los socialistas debemos reflexionar y pensar en qué es lo que nos ha alejado tanto de los ciudadanos, tenemos que reflexionar con calma, no podemos ir hacia la autodestrucción, pero tampoco debemos tener miedo a dar la voz al militante de base. Ni flagerlanos ni echar balones fuera. No es la primera vez que perdemos ni la primera ocasión que pasamos por malos momentos.  Tardamos muchos años en conseguir nuestro primer diputado, perdimos elecciones generales en 1933, en 1977, 1979, 1996, 2000 y hemos perdido otras. Y tanto a lo largo de nuestra historia como en esta legislatura, hemos hecho cosas bien, pero debemos analizar porque ahora mucha gente piensa que no hemos hecho nada a derechas, mejor dicho, porque  mucha gente piensa que hemos hecho demasiadas cosas "a derechas".

Yo milito en en mi partido porque creo en sus valores, por la historia que le avala y, sobre todo, porque creo que puede ayudar a mejorar la sociedad. Pero necesitamos sentir que militar sirve para algo, necesitamos constatar que nuestra opinión es tenida en cuenta, que tenemos capacidad de decisión no solo en nuestra pequeña  agrupación local, sino también en la marcha del partido. No queremos sentir  que somos borregos llamados a levantar la mano en la asamblea local para apoyar una lista que ha cocinado una mano invisible.

 

Etiquetas: ,


20 mayo 2011

Hasta los huevos

Como podéis ver yo también estoy indignado, pero como en mi pueblo no somos tan finos hablando he puesto que estoy hasta los huevos, para entendernos mejor.


En primer lugar estoy hasta los huevos de la derecha recalcitrante que haciendo surf sobre el tsunami neoliberal que está arrasando con el estado de bienestar pretende acabar con todos los gobiernos socialdemócratas de Europa. Llevo toda la campaña electoral viendo como se les llena la boca hablando de que van a bajar los impuestos…pues no, yo no quiero que bajen los impuestos, esos impuestos que hacen que tengamos joyas como la sanidad pública, que nos hace iguales a pobres y ricos en la enfermedad, y que además nos iguala por arriba, por el límite superior, consiguiendo, por ejemplo, que el más pobre lleve el mismo marcapasos que el más rico.


Y es que esos impuestos, aunque suene a tópico, consiguen que el hijo del obrero vaya a la universidad, pagan la carretera que va al último pueblo de Aragón, pagan nuestros médicos, maestros, bomberos, y son lo que la derecha quiere quitar, porque ellos, si tienen un problema de salud seguirán teniendo acceso a los tratamientos más caros, a las mejores prótesis, mientras que si es la clase media la que tiene problemas, pasará como en Estados Unidos que, o te puedes pagar un seguro médico o la familia se tiene que hipotecar para pagar cualquier operación de envergadura. Para los ricos la fiesta es doble, no pagan impuestos y cuando el pobre se hipoteca le prestan el dinero y le cobran unos suculentos intereses. Si del cerdo se aprovecha hasta el rabo del obrero quieren aprovechar hasta la enfermedad. Que no pare la fiesta.


Pero si la derecha recalcitrante me toca las narices persé, hay también cierta izquierda que me toca los cojones, no es otra que la que pretende hacernos creer que el PSOE y el PP son iguales, los que hablan del PPSOE, sin darse cuenta que están igual que en 1930 cuando los comunistas llamaban a los socialistas socialfascistas y, por desgracia, no tardaron en comprobar de lo que de verdad eran los fascistas. Cuando llegaron las políticas de Frentes Populares frente a la derecha ya era tarde. Ahora, 80 años después, estamos en lo mismo, aquellos que hablan del PPSOE pueden darse cuenta muy pronto de lo que hubiera sido está crisis con el PP en el poder, pueden darse cuenta de que el PSOE ha tomado medidas duras, pero necesarias para poder seguir con el nivel de prestaciones sociales, y esas medidas duras se han compartido entre todos, no se ha despedido a ningún funcionario y ellos a cambio han soportado un duro ajuste, pero proporcional a sus ingresos. Con el PP se habrían despedido funcionarios, los recortes habrían sido más duros y habríamos perdido muchas prestaciones sociales. Con la excusa de la crisis el PP habría comenzado a desmantelar el Estado de Bienestar para poder ordeñar a la población.


Pero no todo va a ser exculpar al PSOE, mi partido, que ha de ser valiente porque parece, por fin, que hay una sociedad dispuesta a luchar por la defensa de sus derechos, a participar en política de manera activa y no una vez cada cuatro años. Una ciudadanía que le demuestra que además de estas medidas paliativas puede tomar otras sin temor a quedarse solo, porque los ciudadanos decentes vamos a estar ahí, vamos a ser capaces de poner el hombro para no reblar frente a los mercados, porque entre todos va a ser más fácil construir de nuevo lo que edificó la socialdemocracia: unos estados más justos. Como dice Torres Mora, hemos de cuidar de no lastrar mucho al débil con objetivos inalcanzables, pero cuantos más seamos, más piedras podremos levantar. Hay que ser pragmáticos pero sin dejar de ser dignos y sin dejar de soñar. Hay que cuidar con las utopías, son inalcanzables y por ello pueden crear frustración, pero no hay que dejar de caminar hacia ellas. Yo el 22 votaré, y votaré al PSOE, pero el 23 estaré en Sol.

Etiquetas: ,


11 mayo 2011

Levanta la vista antes votar

Cuando llega el periodo electoral observamos cosas que a primera vista sorprenden. A mi me pasa cuando veo que el PP saca mayoría tras mayoría en territorios como la Comunidad Valenciana o Madrid. Un observador imparcial que solo mire los números del resultado electoral podría pensar que no lo hacen tan mal cuando reciben tanto apoyo popular o que la alternativa no ofrece nada mejor. A pesar de que esto último puede haber pasado alguna vez, no dejan de sorprender estas victorias abrumadoras, sobre todo cuando ese observador imparcial comprueba como esa derecha se está cargando el Estado de Bienestar en sus territorios y, lo que es peor, en muchos sitios está robando a manos llenas.


Vivir a caballo entre Madrid y Zaragoza me proporciona unas claves adicionales que creo que son fundamentales para explicarle a nuestro amigo por qué ocurre esto, para descubrir por qué los madrileños/as no se indignan con la tarea de demolición que está haciendo Esperanza de la Sanidad Pública y de la Educación, principalmente, ni tampoco como no van a casa de Gallardón a llenar de hormigón sus balcones como hace él con las plazas de esta, cada vez menos, bella ciudad.


A poco que rasque, nuestro espectador pueden encontrar varias razones, entre ellas la manipulación que hace el PP de las televisiones públicas, sumadas a una catalvada de medios de comunicación privados dispuestos a estar día tras día diciendo lo buenos que son los del PP  y que los socialistas son peor que un tsunami (literal). Pero más allá de esto, creo que uno de los principales problemas es que muchos ciudadanos no levantamos la cabeza y no somos capaces de mirar más allá, de mirar con perspectiva y valorar en su justa medida lo que nos rodea. Creemos más en lo que nos dicen que en lo que vivimos cada día, esto hace que en unos casos no seamos conscientes de lo que tenemos y en otros de lo que podríamos tener.


Esto lo digo porque tampoco entiendo como en Aragón, y en particular en Zaragoza, con la calidad de vida de que disfrutan los ciudadanos, no entiendo que el PP tenga incluso posibilidades de ganar, mientras que  en un Madrid cada vez más cutre no haya quién descabalgue a la derecha. No entiendo pero sospecho, como he dicho, que se trata de un problema de que no somos capaces de mirar más allá, de dejar de mirarnos el ombligo. Estoy seguro de que si pudiéramos "intercambiar" la población entre las dos ciudades, las tornas que anuncian las encuestas no serían las mismas. Como esto no se puede hacer lo intentaremos imaginar:


Para el caso que nos ocupa sería útil un experimento en el que participaran 1000 ciudadano/as de Zaragoza y 1.000 ciudadanos/as de Madrid, elegidos de manera representativa del conjunto de la sociedad. La muestra debería ser proporcional en todos los aspectos: el mismo número de mujeres, hombres, franjas de edad, nivel cultural, económico, etc. que el total de la población respectiva.


La práctica consistiría en preguntar a esas dos mil personas por su voto. Si atendemos a las encuestas de estos días la gente de Madrid votaría mayoritariamente a la derecha, mientras que en Zaragoza el resultado sería más igualado, con una ligera ventaja para el PP. Tras expresar sus preferencias, se trataría de llevar a esos 1.000 madrileños y madrileñas a vivir a Zaragoza durante un año y viceversa, a los y las de Zaragoza a Madrid, a vivir con toda normalidad. Tras ese año se repetiría la encuesta. ¿Apostarías algo a que el resultado sería distinto?


Yo no tengo dudas de que se habría producido un vuelco, porque el propio día a día sería una alegría para esos madrileños de Zaragoza  mientras que los zaragozanos en Madrid se llevarían  algún que otro disgusto , sobre todo los que se pusieran enfermos o aquellos que vieran como la educación de sus hijos depende de sus ingresos.  Y no me hace falta enlazar con ejemplos, que los hay, me basta con mi propia experiencia y la de mis amigos, me basta con ver como una amiga que fue al médico hace poco ha solicitar  una mamografía le dijeran que no sabían ni cuando le darían fecha, me basta con ir a un centro de salud y ver la falta de personal, incluso de personal de la limpieza, me basta con pasear por Madrid para ver que el modelo de ciudad de Gallardón es el del asfalto y el hormigón, y  me basta con ir a Zaragoza y hacer todos mis desplazamientos en bicicleta  sin siquiera tener bici para ver que su modelo me gusta más.


Quién sea capaz de levantar la vista para imaginar como es una ciudad gobernada por el PP y como es una ciudad gobernada por los socialistas, no tendrá dudas, votará PSOE.


 

Etiquetas: , , ,


26 abril 2011

No lo sabía, pero lo sentía

En este vídeo que pongo encontrarás cosas que no sabías, pero que seguramente, si vives en Zaragoza o vas mucho por esta bella capital, seguramente intuías. Y es que no hace falta ser mister dato para darse cuenta de que Zaragoza ha cambiado bastante en los últimos  años, por suerte el cambio ha sido para bien.

Cada vez que voy a Zaragoza me doy cuenta que la calidad de vida es mejor, mucho mejor, que donde vivo ahora, Madrid. Y es que allí hago cosas que en Madrid son, a día de hoy, complicadas de llevar a cabo sino imposibles, como pretender hacer todos los desplazamientos en bicicleta sin jugarte la vida en ello, tanto por la contaminación como por el peligro de atropello.

Pocos valientes son los que se atreven, yo lo intenté por un tiempo pero me cansé de respirar la mierda de todos los coches, porque claro, carril bici en Madrid ni por equivocación. Por eso, cuando en Zaragoza escucho que si “vaya mierda el carril el de tal sitio que hay que esquivar una parada de bus”, que si “a mi el carril me gusta más por la acera que por la calzada” (o viceversa, que de todo hay), que si tal que sí cual…les digo que me encantaría poder tener en Madrid esa discusión porque en Zaragoza, cuando hay un obstáculo, peor o mejor pero se esquiva y se supera, y se hace carril bici….pero aquí lo que esquiva Gallardón es cualquier debate sobre la bicicleta.

Pero que va a decir un alcalde que plaza que toca plaza que jode. Mientras en Zaragoza las zonas verdes se multiplican, aquí desaparecen casi por arte de birlibirloque. La lista es larga, yo he visto una de estas mutaciones en un bonito parque que había al lado de mi trabajo, en el que daba gusto sentarse,  que se ha convertido en esto.

A mi me gusta Madrid, ha sido y es una experiencia salir de mi ciudad para trabajar en otra. Quiero seguir aquí pero, además de trabajar, exijo calidad en mi vida diaria; para eso se necesita un Madrid sostenible, con un alcalde que se preocupe por sus ciudadanos, por todos, no solo por lo que conducen. Quiero que Gallardón deje de alicatar la ciudad como si fuese el baño de su casa. Si Zaragoza puede, Madrid puede, eso sí, hace falta un alcalde socialista,  porque que Zaragoza haya cambiado tanto con un alcalde socialista no es casualidad, es causalidad.

Os dejo un vídeo para que pongáis nombre y números a algo que ya intuíais, que Zaragoza está que te cagas de bien. Siéntela.


 

 

Etiquetas: ,


04 abril 2011

La revolución silenciada

En 2008 Islandia ocupaba el primer puesto en la lista del Índice de Desarrollo Humano elaborada por la Agencia de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). A finales de 2009, la situación por la que atravesaba el país era crítica y se encontraba técnicamente en bancarrota. ¿Que había sucedido para que se produjese un cambio tan radical? En octubre de 2009, los tres principales bancos islandeses -Kaupthung, Landsbanki y Glitnir- se declaraban en quiebra. Como consecuencia, la Bolsa suspendía sus actividades cuando los valores que operaban en este mercado cayeron un 76 por ciento. La moneda nacional, la corona, se devaluaba en más de un 50 por ciento. La deuda externa -originada principalmente por estos bancos- se situaba en nueve veces el PIB nacional. La firma de esa deuda corría a cargo del entonces gobernador del Banco Central islandés, David Oddsson, que también había sido primer ministro conservador entre 1991 y 2004, yen otras fases, ministro de Asuntos Exteriores y alcalde de Reikiavik, la capital, donde se concentra el 60 por ciento de la población de todo el Estado. Islandia se convertía en el primer país occidental que recibía un préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI) desde 1976.




Más en El Siglo

Etiquetas: , ,


28 marzo 2011

España masacrada

"La colosal diferencia entre ambas zonas", señala Preston, "tiene que ver con que uno de los principales fundamentos de la República era el respeto hacia las mujeres. En la zona rebelde, la violación sistemática por parte de las columnas africanas se incluye en el plan de imponer el terror". Durante dos horas, las tropas disponían de libertad plena para dar rienda suelta a instintos salvajes en cada localidad conquistada. Las mujeres entraban en el botín. Preston describe la escena que presenció en Navalcarnero el periodista John T. Whitaker, que acompañaba a los rebeldes, junto a El Mizzian, el único oficial marroquí del ejército franquista, ante el que conducen a dos jóvenes que aún no habían cumplido 20 años. Una era afiliada sindical. La otra se declaró apolítica. Tras interrogarlas, El Mizzian las llevó a una escuela donde descansaban unos 40 soldados moros, que estallaron en alaridos al verlas. Cuando Whitaker protestó, El Mizzian le respondió con una sonrisa: "No vivirán más de cuatro horas".




(Más en El País)

Etiquetas: , ,


08 marzo 2011

8 de marzo

Dedicado a todas las mujeres, en especial a las que más cerca tengo: Carmen (mi madre), Arantxa (mi hermana), Gabriela (mi amor) y, por supuesto, a mi abuela Fermina, que además el viernes cumple 85 años.


image

(Visto en El País de hoy)

Etiquetas: , ,


16 febrero 2011

El 'Wikileaks' de Leo Bassi sobre el PP recibe un centenar de correos electrónicos

¡Qué grande Leo Bassi! Toda una declaración de principios: "Mi único deseo político es que el PP no gane las próximas elecciones".

Etiquetas: ,


Maquiavelo y el Pueblo Elegido

José Álvarez Junco


Quien llega a primera potencia mundial, como EE UU ahora o hace 500 años los Reyes Católicos, ha hecho méritos. Pero yerra si cree que tiene una especial relación con Dios o una "superioridad natural"


El reverendo Fred Phelps, líder de la Iglesia Baptista de Westboro, Kansas, ha colgado en YouTube un vídeo en el que bendice el acto del pistolero que ha intentado matar a la congresista Gabrielle Giffords en Arizona. Esta representante se merecía su suerte, explica el predicador, porque había apoyado las leyes que permiten el aborto y las bodas gais, pecados que tienen irritado a Dios con Estados Unidos. Phelps era ya conocido por su irrupción en los funerales de los soldados muertos en las guerras de Irak y Afganistán, donde repite su tesis del enfado divino con el pueblo norteamericano.


(Sigue la lección de historia en El Pais)


Etiquetas: ,


This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]