Mecomolacabeza

La entrada solicitada se ha movido permanentemente a una nueva ubicación.
[ ]
Si no haces click en el enlace, serás redirigido automáticamente en pocos segundos.
Mecomolacabeza: PROCASTINADORES DEL MUNDO, UNíOS

06 julio 2007

PROCASTINADORES DEL MUNDO, UNíOS


Como podéis observar , otra vez he tardado en actualizar casi un mes. Esto, por desgracia, no es novedad, sino que se está convirtiendo en una constante del blog. Y como siempre digo, no es una falta de ideas, tengo varios textos a medio escribir, muchas ideas, pero la mayoría caducadas y ya en el trastero de las ideas viejas. Además, los últimos artículos han sido más bien de relleno: unos han sido mera propaganda electoral, y otros simplemente son un "corta y pega". Eso sí, el último, a pesar de ser un tostón, es de producción propia (como todos menos uno), y no podréis sino reconocerme que es el de más calado intelectual de cuantos he escrito. (No en vano, es resultado de la continua asistencia a clase de Historia de Grecia durante un cuatrimestre, y de la lectura de múltiples documentos de autores de la época)


Pero esta vez tengo una novedad, y es que POR FIN he encontrado la causa del porqué de estos retrasos que, como podéis imaginar, no se dan solo aquí, sino que afectan a múltiples áreas de mi vida. (Cada vez estoy más convencido que este blog es fiel espejo si no de mi vida, si de mi estado de ánimo). La explicación, como casi siempre, la he encontrado en un libro, que me ha hecho buscar en mi cabeza (si, todo está en los libros, y en tu cabeza). El libro es de un filosofo, José Antonio Marina, se titula "La inteligencia fracasada. Teoría y práctica de la estupidez". Un bonito libro que te ayuda a comprender los mecanismos de la mente humana y de su comportamiento, y a la sazón a comprender el comportamiento de tus pensamientos y tu actitud ante la vida. Como decía, dentro de este magnífico ensayo, encontré la explicación a mis continuos retrasos. Esta se encontraba en su página 109 y siguientes, bajo el epígrafe de "La procrastinación" (el autor la denomina procastinación para que sea más fácil su pronunciación):


"…La procastinación no es un simple aplazamiento, ni es negarse a hacer una cosa. Es, sin duda, desidia, pero una desidia acompañada de complejas tácticas dilatorias. El procastinador toma la firme decisión de hacer una cosa mañana, decisión que volverá a ser aplazada con la misma resolución al día siguiente. Tiene, pues, una gran fuerza de voluntad para actuar en el futuro, pero una débil voluntad para el presente. Es como si se diera a si mismo un talón con fecha renovable. Una complaciente voz interior le dice que emergerá de esa noche de prórroga transformado, dotado de energías maravillosas, que harán todo más fácil. ¿Quién puede negar que es mejor acometer una tarea sintiéndose pletórico de fuerzas?..."

Estoy seguro de que muchos de mis pocos lectores os habéis sentido identificados al leer este fragmento. Lo he comprobado preguntando a la gente más cercana a mí. Algunos/as porque lo he comentado con ellos, otros y otras porque os conozco a la perfección. Como bien recoge el autor, puede que se trate de uno de los males más extendidos en la sociedad actual.
Creo que es el apartado del libro que personalmente más me ha afectado, y eso que Marina hace un repaso exhaustivo por los que el denomina "fracasos de la inteligencia". A saber y entre otros: prejuicios, superstición, fanatismos, dogmatismos...pero como es normal, lo que más afecta es lo que más cercano toca. Pero no creáis que al darme cuenta de mi error, de mi fallo en el comportamiento inteligente,(que no en la estructura) me ha llevado a caer en ningún tipo de depresión, al contrario, he pensado en dos soluciones, igual contradictorias pero soluciones al fin y al cabo:


La primera ha sido, como no, pensar en dejar de Procastinar. Como recoge el autor en su libro, "reconocer el error y aprovecharlo es un alarde que ronda la genialidad". Y he de decir que durante unos días lo he conseguido, he terminado algunos asuntos pendientes de hace tiempo, y efectivamente, el terminarlos te hace sentir mejor. Pero después de unos días sin procastinar, he decido tomarme un descanso y dejarlo para mas adelante.


La segunda, visto lo difícil que es dejar de procastinar, ha sido pensar en sacar provecho de la misma procastinación. ¿Cómo? Pensé en fundar "Procastinadores Anónimos", que como su nombre bien indica, sería a los procastinadores lo mismo que a los alcohólicos la asociación "Alcohólicos Anónimos". Pero, reconozcámoslo, ni vamos a dejar de procastinar, al menos hoy, ni si lo hiciéramos del todo, nos gustaría reconocer y regocijarnos en nuestro error del pasado. Así que mejor, salgamos a la calle, no nos ocultemos. Yo os digo, cual Marx del siglo XXI:






PROCASTINADORES DEL MUNDO, UNíOS. Y yo aun diría más : si no nos unimos hoy, dejémoslo para mañana, que total tampoco iba a pasar nada.


***


(A lo mejor y por desgracia, es que más que proletarios, somos procastinarios. !Así nos va!)



Etiquetas: , ,


Comentarios:
No pasa un dia de mi vida sin que me sorprendas gratamente,espero que aparques también la pereza.
 
me identifico y me uno a ti como procastinadora,y que manuela se entere tambien.PROCASTINADORES AL PODER!!!!!
 
vale, procrastinadores anónimos.
¿quién prepara la primera reunión?
 
Señores/as: No se si este espacio es un recinto más o menos particular de varios conocidos. Si es así les pido disculpas por entrometerme.
Me ha llamado la atención la referencia al libro de José Antonio Marina, libro que no he leído, y por las reseñas vistas tampoco voy a perder tiempo en leer. Aún así les comento: ¿qué empeño en basar el comportamiento humano en la inteligencia? -Marina se ha referido a un alumno suyo de un instituto que tiene un coeficiente de inteligencia de 130, pero que formó una banda con la que cometía diversos delitos: "Esto es un ejemplo del fracaso de la inteligencia"- ¿Por qué un fracaso de la inteligencia? Si lo detiene la policía sí sería un fracaso, pero si se libra del castigo sería una demostración de inteligencia porque ha sabido interpretar y resolver las dificultades asociadas. Sería un FRACASO de la MORAL, que NO de la inteligencia.
Y aquí es donde falla el autor, olvida el libre albedrío, la ética, la moral, no digamos la religión. La herencia marxista ha desaparecido de la política (sustituída por el pragmatismo y el clientelismo) pero no del pensamiento intelectual. El individuo que nos propone el autor no elige entre el bien y el mal, y distingue entre "lo que es y lo que debería ser" sino que se mueve por un mecanicismo materialista condicionado por su inteligencia. Según qué individuo sea, en base a la diversidad darwiniana, fracasará o no su inteligencia, y por ende su comportamiento. Se entiende que la mayoría de los individuos no fracasarán y la sociedad avanzará. Puro marxismo. Como escribe Lenin en su "Materialismo y empiriocriticismo": En realidad ... los partidos en lucha son el materialismo y el idealismo.
Es decir: Materialismo histórico contra ética, moral y religión. Marxismo contra Cristianismo

Un libro de éxito origina inevitablemente una saga, recordemos los códigos Da Vincis y los angeles, demonios, illuminantis y prioratos de Sión. "La inteligencia fracasada" (2004), bajo la apariencia de un libro inocente en la saga del exitoso "La inteligencia emocional" (1997) esconde una perversa ideología, capaz de confundir al público desprevenido, que niega la base de nuestra cultura: el humanismo cristiano.
Ello no tendría mayor importancia, un libro más de un filósofo mediocre, si no fuera por un detalle: José Antonio Marina es el autor del texto de la asignatura "Educación para la Ciudadanía" que van a recibir nuestros tiernos e indefensos hijos. Sólo pensarlo se nos ponen los pelos de punta. Consecuencias de tener un presidente pusilánime, una vicepresidenta lesbiana, y un jefe de la oposición mediocre e inútil. Necesitamos fortaleza para estos malos tiempos.
 
Ratzinger, vayamos por partes. Pretendo ser claro y sencillo para así poder desenmarañar tu palabrería, que lo único que hace es adornar un contenido bastante vacuo, aunque también bastante peligroso.
Lo primero, como indicas, no te has leído libro, lo cual casi te deslegitima tanto para criticar su contenido, como a su autor.

Varios puntos:

Uno, si basaramos nuestro comportamiento tan solo en lo innato, o tan solo en la experiencia (entendida como un premio /castigo)poco nos diferenciaria de un animal. Yo creo que intelegencia es la suma de estos y otros muchos factores, asi de como los aplicamos para resolver nuevas cuestiones. Podría dar como bastante acertada la definición que hace Marina en su libro sobre la inteligencia: "Capacidad de un sujeto para dirigir su comportamiento, utilizando su información captada, aprendida y elaborada por uno mismo"

Como no te has leido el libro, o como no te llega para pensar más allá, no entiendes el ejemplo con que ilustra Marina algunos fracasos de la inteligencia.No debes confundir tener un comportamiento inteligente con "ser listo". El ejempo que expone Marina sobre el chico de alto coeficiente intelectual lo completa enunciando un principio, el de la Jeraquia de Marcos: "Los pensamientos o actividades que son en si inteligentes, pueden resultar estupidos si el marco en que se mueven es estupido" Por ejemplo, en Europa, es inteligente desahacerse de excedentes de cosechas, ya que si no podría producirse un descalabro de precios que hunda al agricultor y esto hacer que este no pueda continuar con su actividad. Si cambiamos el marco de referencia europeo, por uno mundial ¿nos parece inteligente este comportamiento? ¿Porqué quemarlas? ¿Y la gente que se muere de hambre en África? Lo mismo para el chico inteligente/delincuente: si del "marco" de su banda de delincuentes, pasamos al marco de la sociedad: ¿es inteligente ir contra ella, que aunque no te cojan te obliga a vivir escondido?, ¿es inteligente hacer que la sociedad viva con miedo? ¿O es una estupidez?

Es necesario también que te leas el libro para que no metas el saco con los famosos libros de la Inteligencia Emocional. Es más, si te hubieras leido el libro hubieras visto que el autor reniega de estas teorías.
Y por otro lado, ¿a qu viene hablar aqui del Marxismo? ¿Has heredado la vieja cantinela del Franquismo de ojo que vienen los comunistas? Más miedo habría que tener a los curas pederastas.

Como conclusión te diré que pienso que simplemente has visto que el autor era José Antonio Marina, que te has enterado de que también es el autor de uno de los libros de texto de la futura asignatura Educación para la Ciudadanía y simplemente aprovechas para cargar sin argumentos contra el contenido de una asignatura que ni si quiera conoces. Te diré para tu información que Marina además de (gran)filosofo, es Cristiano, y que incluso la Federación de colegios concertados (católicos) han mostrado su conformidad con esta asignatura.Asi que antes de criticar por criticar, lee, es bueno.
 
La Paz esté con todos. Creí que Pakzar apreciaría mi discurso, aún teniendo convicciones distintas. La buena fe, la inteligencia, acercan a las personas, pero también es cierto que el error envenena el alma y la acerca a la soberbia y al sectarismo.

En una respuesta tan larga leo palabras como palabrería, vacuo, peligroso (ésta me honra, ya que los defensores de la verdad así son considerados en los totalitarismos, ¿recordáis la ley de "peligrosidad" social?), definiciones, explicaciones... pero un estruendoso silencio sobre lo que constituye la base de mi crítica: el libre albedrío, la ética, la moral. Palabras incómodas. Eso es lo que no enseña Marina en su libro: el alma. Es el precio que paga a la pseudoprogresía para ser "políticamente correcto".

Ya que rehúyes el núcleo de mis argumentos, me centro en explicarlo de nuevo en este mensaje, dejando para otro responder al fuego de distracción. Intentaré utilizar expresiones accesibles:
Una idea de la perversa influencia que tiene el libro sobre nuestros niños la da el hecho de que tú mismo has aceptado sus postulados sin reservas, a pesar de sus incongruencias. Veamos:
las muchas definiciones existentes de inteligencia se basan en conceptos como capacidad de razonar y resolver problemas, elaborar pensamiento abstracto, aprender de la experiencia, construir un lenguaje complejo, etc. pero no he conocido ninguna
tan simple e imprecisa como la de Marina: "Capacidad de un sujeto para dirigir su comportamiento..." ni una simpleza como tu opinión de que la inteligencia nos diferencia de los animales, cuando está científicamente admitido que todos los seres vivos aplican la inteligencia en distinto grado, desde los virus al hombre.

Sólo se puede llegar a esas conclusiones cuando a la inteligencia, que es un mero instrumento, se la hace abarcar el espacio que han dejado vacío la voluntad, el carácter, la conciencia, es decir, el alma. Y alma es libre albedrío y la capacidad de distinguir entre "lo que es y lo que debería ser", de entender la moral.

Marxismo, existencialismo, estructuralismo... es hablar de filosofía (curiosos los tics de la pseudoprogresía que necesitan a Franco). Hablamos de Marina, de filosofía, luego podemos hablar de marxismo. Se ha dicho que Hegel/Feuerbach mataron a Dios, Marx-Lenin al alma y Althusser-Foucault al hombre. Por eso hablo de marxismo, porque aún hoy la humanidad se mueve entre dos corrientes de pensamiento: humanismo y marxismo. Como bien dijo Lenin: "En realidad ... los partidos en lucha son el materialismo y el idealismo." ¿Vas a rebatir a Lenin?

Sino el libro, sí he leído las reseñas y la calificación moral que hace la Iglesia: suficiente.
Marina intenta un eclecticismo imposible entre humanismo y marxismo (o materialismo, si te suena mejor). Basa el comportamiento en la inteligencia y no en la voluntad en una consciencia de lo absoluto que distingue entre el bien y el mal.

Pondré yo también un ejemplo por si no me entiendes: supongamos que un día nosotros somos ya muy mayores y una carga social.
Nuestros niños, actuando según el esquema de la inteligencia amoral de Marina podrían perfectamente considerar inteligente deshacerse de ese "excedente social". Realmente sería muy inteligente y económicamente beneficioso. Esos mismos niños actuando según el humanismo cristiano antepondrían la moral y el respeto a la vida ante la práctica materialista.

La cuestión no es baladí: estamos transmitiendo unos valores. El libro de Marina deja la puerta abierta al aborto y a la eutanasia. Ese es el precio que paga por ser "políticamente correcto" con el poder. Dime sino dónde defiende el "cristiano" (y por ende humanista) Marina el derecho a la vida.

Toda mayéutica tiene un final, y ésta también lo tendrá.
 
Utilizo este mensaje aparte para no enrevesar la argumentación principal:

La diferencia entre nosotros y los animales no es la inteligencia. De hecho los romanos elegían el emplazamiento de sus campamentos soltando a unos mulos al atardecer. Allí donde se juntaban los animales para pernoctar era sin duda el lugar más indicado. Lo que nos diferencia es que estamos hechos a semejanza de Dios, que tenemos alma.

El nombrarme los curas pederastas -un golpe bajo- no es una decisión mecanicista (la más inteligente), sino que es una elección entre el bien y el mal, has elegido el mal (ofender, ya que el pecado de unos pocos no es atribuible a todos)

Marina, no sólo es cristiano, sino católico, apostólico y romano, como todo bautizado que no ha hecho apostasía. Otra cosa es que viva conforme a las enseñanzas de la Iglesia y no conforme a un "traje de cristiano" hecho a medida.

La jerarquía católica, asociaciones de enseñantes, múltiples federaciones de colegios: Federación Autonómica de Centros de Enseñanza Privada de Madrid (FACEMAP) etc. etc. han mostrado su oposición al contenido de esa asignatura Educación para la Ciudadanía e incluso plantean la objección de conciencia. ¿No crees que tendrán sus -razonables- motivos?.

Como conclusión te diré que tu razonamiento inductivo tampoco es bueno. Hay motivos para criticar a Marina y no creo casual que aparezca en tu blog precisamente ahora. Y desde luego hay que leer, pero haciendo un análisis crítico, salvo que queramos comulgar con ruedas de molino y caer en el sectarismo.

Desde Castelgandolfo, la Paz esté con todos.
 
Joer... qué panda de filósofos estáis hechos
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]