Mecomolacabeza

La entrada solicitada se ha movido permanentemente a una nueva ubicación.
[ ]
Si no haces click en el enlace, serás redirigido automáticamente en pocos segundos.
Mecomolacabeza: VIDA DE JUAN PRECARIO

31 marzo 2008

VIDA DE JUAN PRECARIO

Juan Precario Martínez tenía miedo de morir. Cada día que pasaba, su miedo aumentaba, puesto que cada día que pasaba quedaba menos para tan funesto evento. Cada momento ocupaba más tiempo en especular cuando llegaría su muerte, tan preocupado estaba que decidió hacer todo lo posible para alejar lo más posible la fatídica fecha.
Primero dejó de fumar, lo cual fue muy aplaudido por su entorno. Así viviré más -pensó para sus adentros-. La euforia se apoderó de él, estaba muy contento con su decisión, ¡iba a vivir más años!
Pero algo no funcionaba bien, no se podía quitar esa sensación de ahogo que le acompañaba, que no le dejaba respirar. Y es que sabía que a pesar de todo, un día u otro, iba a morir.
Una vez, al salir de viaje, decidió no coger el coche e ir en tren. Pensó que lo mejor era evitar cualquier posibilidad de morir tontamente; y es que morir en un accidente de coche le parecía una manera muy idiota de hacerlo. Además, se decía, la autovía esta en obras y en los último 6 meses han muerto 4 personas. ¡Que bien se sintió al coger el tren! Uno de los medios de transporte más seguros, según había leído en unas estadísticas en Internet. Iba, volvía…tal vez un poco más caro, pero ni comparación, ¡hasta podía dormir la siesta!
Jamás se atrevió a coger el coche de nuevo.
Pero como siempre, la felicidad no le duró mucho. El miedo es muy poderoso y una y otra vez, cada día, cada hora, cada minuto y cada segundo el fantasma de la muerte penetraba en su mente. Se volvió abstemio, sabía que si bebía podía perder el control y cometer alguna imprudencia que le costara la vida o peor aún, con el tiempo desembocar en una cirrosis.
Juan Precario vive cada vez menos. No se da cuenta que su miedo a morir se ha convertido en miedo a vivir. No sabe como pararse, esta fuera de sí. Ha dejado de ducharse por si resbala en la ducha, ha dejado de cocinar por si se le olvida el fuego encendido, ha dado de baja la electricidad para evitar cortocircuitos. No tiene quien le pare. Aturdido, solo encuentra una salida. Decide que jamás volverá a tener miedo. Salió y se compró una pistola.

Etiquetas: , ,


Comentarios:
a mi me pasaba lo mismo...
 
Hola holita, bueno que vas algún día a sacar un ratito y actualizar tu blog o que?? no hace falta que hagas lo que debes.... pero hombre escribe que lo haces bien tio!!
Bueno muchas gracias por ser como eres y por estar siempre ahí.
bstosssssssssssss
 
Oye ya vale no!!!
para cuándo el comentario que me debes ....
y.... cuándo vas a retomar tu blog!!
Mira que esto de los blogs ....
bstos
 
[...] de lo escrito no sale de la libreta. Los temas oscilan desde breves críticas gastronómicas, a pequeños historias de ficción, reflexiones varias, etc. Como  la mayoría son textos intemporales, a lo mejor recupero algunos. [...]
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]