Mecomolacabeza

La entrada solicitada se ha movido permanentemente a una nueva ubicación.
[ ]
Si no haces click en el enlace, serás redirigido automáticamente en pocos segundos.
Mecomolacabeza: Magallanes, de Stefan Zweig

08 junio 2010

Magallanes, de Stefan Zweig

Como he hecho en anteriores ocasiones, os dejo un trabajo que he tenido que hacer para la universidad. Es una breve recensión crítica de la biografía de Magallanes de Stefan Zweig.

Ficha del libro

 

Título: Magallanes. Historia del Primer Viaje alrededor del mundo.

Autor: Stefan Zweig.

Colección “Libros de Bolsillo Z”, núm. 33.

Título original: Magellan

Traducción de José Fernández

Editorial Juventud, Barcelona, 1957.

Cuarta edición, 1990

Depósito Legal: B. 21.092-1990

ISBN: 84-261-0186-0

213 páginas.

Biografía del autor


Stefan Zweig nació en Viena en 1881. Aunque él mismo se calificaba como “apátrida” por los diversos exilios que sufrió y que, finalmente, se convirtieron en permanentes, el mejor calificativo que se le puede dar es el de “ciudadano del mundo”, no solo por su afición a pasar largas estancias en distintos países sino por sus amistades y su mentalidad abierta y pacifista. Para Zweig, la destrucción que estaba sufriendo Europa supuso un proceso tan doloroso que hizo que el pesimismo se impusiera en su vida y ante lo que pensó que era el triunfo inevitable de los nazis, decidió quitarse la vida en 1942.


No añadiré nada nuevo a lo que podemos encontrar en cualquier biografía del señor Zweig, pero si deberemos de atender a los hechos que de ella puedan ser relevantes para comprender el porqué de este libro. Uno de ellos es la posición acomodada de su familia, que le permitió desde joven llevar a cabo grandes viajes: varios países de Europa, India, Norteamérica. Esto condiciona buena parte de su personalidad y, por extensión, de su obra. Otro aspecto que destacaremos más adelante es la época en que vivió Zweig, ya que como dice Hobsbawm, “hablamos como hombres y mujeres de un tiempo y un lugar concretos”[1].



Sinopsis


El autor, mediante la biografía del navegante Magallanes, realiza una descripción minuciosa de la que ha sido una de las gestas más brillantes de la humanidad: la primera vuelta al mundo.


Para entender la importancia de los viajes en la Europa del s. XV se remonta al momento inmediatamente anterior a la época de Magallanes, el reinado en Portugal de Enrique el Navegante.


Posteriormente comienza con el relato de la vida y hechos de Magallanes, haciendo gala en el relato de su habilidad para la construcción psicológica de los personajes, lo que nos ayuda a entender las decisiones que el protagonista toma a lo largo de su vida.


El relato finaliza con la llegada del único barco y sus 18 sobrevivientes al puerto del que salió, con el paradójico reconocimiento de gloria a quién la no la merecía, o al menos, no tanto como quién no la recibió en su momento: Magallanes, que además de perder la vida cuando su gesta parecía conseguida, a punto ha estado de perder la gloría de formar parte de la Historia. Libros como este, nos ayudan a conocerlo.


Comentario Crítico


En su breve pero magnífica introducción, Zweig se obliga a contar cual ha sido la pulsión interna que le ha llevado a escribir este libro. A través de esta confesión nos revela que fue la placidez de un viaje en barco por el Pacífico, que casi se convierte en aburrimiento, lo que le hizo reflexionar sobre las condiciones en que se hicieron los primeros viajes oceánicos.


Como historiadores, al acercarnos a un texto histórico no nos ha de bastar con las propias razones que nos ofrece su autor, sino que debemos ir más allá, buscar las causas últimas en las circunstancias que rodean la vida y el presente del autor. En este caso es el propio Zweig quién nos ha dado la pista fundamental al hablar de su viaje.  Y es que el autor es contemporáneo[2] de una época en la que el mundo se hacía más pequeño y esto ocurría de forma cada vez más rápida. Este acelerón histórico, que se dio desde finales del s.XIX y continuó durante el s. XX, fue lo que hizo que el autor de Magallanes se maravillase por la aventura (y desventura) que suponían los primeros viajes oceánicos. Ese “empequeñecimiento” del mundo, al que ahora estamos acostumbrados, maravillaba a una Europa  que, como cuenta Zweig, pasó en diez años de dar los primeros pasos en el aire a atravesar océanos volando(p. 20).


Como veremos, ni entonces ni ahora fue la primera vez que el mundo se “globalizó”, y es que al lector no iniciado en Historia Moderna le sorprenderá cuando más adelante (p.96) se encuentre con la descripción de una Sevilla en la que podías manejarte en varios idiomas ya que estaba poblada por gentes de diversas nacionalidades: español, italiano, francés, alemán, griego, etc. Tal vez si conociéramos mejor esa historia, no nos sorprenderían las noticias que cuentan que hay barrios de Madrid (Lavapiés) en los que conviven gentes de más de 70 países distintos de procedencia.


Volviendo a la introducción, encontramos unas reflexiones que llaman la atención del lector/historiador. Cuando Zweig dice “Y quise saber más de quienes fueron los primeros en afrontar a los elementos […]” (p.7). Ese quise saber más es revelador, ya que es la razón que lleva, en algunos casos (como el mío), a estudiar historia. En el caso que nos ocupa, el querer saber más lleva a Zweig a escribir la biografía de Magallanes. También añade, en la página siguiente, que como le ha ocurrido otras veces, la mejor manera que tiene para entenderlo es aprenderlo y “describirlo para los otros”. Esta afirmación sirve para entender lo prolífico de su obra, y debería hacer reflexionar al historiador sobre una de los aspectos más abandonadas de la ciencia histórica: la divulgación. No basta con saber y entender, también debemos ser capaces de transmitir ese conocimiento tanto al lector especializado como al que se acerca por primera a un texto histórico. Más adelante Zweig reflexiona directamente sobre “lo que se llama historia” (p. 99), que “no consiste en la suma de todos los hechos significativos” sino en los que han sido contados.


Desde el primer momento, el escritor nos avisa de que su obra se basa en “documentos fidedignos” a pesar de que cuando escribía tenía la sensación de relatar algo increíble. Esa sensación se traslada al lector, que por momentos tiene la sensación de estar leyendo una novela de Emilio Salgari y no una biografía histórica.


Tal vez por esta razón, el lector/historiador eche de menos alguna nota al pie o una bibliografía, pero a cambio de esto, que podría ser una traba a la hora de hacer el libro más atractivo y fácil de leer, Zweig disemina a lo largo del libro algunas de sus fuente: M. Behaim, p.13; A. Pigaffeta, p.58; P. Mártir, p.99; M. Transilvanus, p. 99; etc.


En el primer capítulo, Zweig, fiel a su estilo directo, nos explica las razones del viaje; para ello ha de hacernos entender la importancia de las especias en la edad moderna, algo que consigue con maestría y brevedad. Habla también el autor de la necesidad de la conjugación de líderes clarividentes con generaciones decididas que posibiliten el cambio, pero no olvida en ningún momento la razón última de estas empresas: el dinero, necesario para aumentar el poder.


Tras estas primeras páginas, en las que nos cuenta los antecedentes tanto históricos de la Europa moderna como personales de Magallanes que, entre ambos, nos hacen entender las condiciones suficientes y necesarias para realizar la gesta, tras esto nos relata, paso a paso, la odisea del portugués: la negativa de Portugal y el sí de Carlos I, los preparativos del viaje, la puesta en marcha, los motines y, finalmente, el encuentro del paso, el sufrimiento del hambre y las últimas aventuras del navegante antes de su muerte.


El libro finaliza con el no menos accidentado regreso ya a las órdenes de Elcano, que a punto estuvo de llevarse toda la gloria de la gesta que, justamente, compartieron Magallanes y Elcano.


Durante el relato de estos hechos somos testigos del eurocentrismo predominante desde la edad moderna, que considera inferior a lo que es distinto. Un mundo dominado por un sentimiento de superioridad legitimado por la propia iglesia, a la que vemos presente a lo largo de toda la aventura de Magallanes.


Pocas cosas se pueden criticar al relato de Zweig, tal vez que en algunos pasajes siga manteniendo cierto espíritu eurocentrista que contamina el relato de cierto aire de superioridad sobre los “salvajes”.  También se observa la influencia de algunas construcciones de la historiografía española, como el mito de la “invencibilidad y la invulnerabilidad” de los conquistadores españoles en América, al que considera fundamental para la conquista (p.182). Este miedo entre los indígenas, aunque en ocasiones existiera no es, ni de lejos, la única causa de la rápida conquista.


Lo mismo ocurre con las constantes alusiones a la “nación española”, que nos revelan el éxito de las primeras construcciones de la historia nacional española del s. XIX, si bien esto no se lo tenemos en cuanta a Zweig, ya que hasta tiempos recientes no se ha puesto en cuestión este concepto.


Como ya hemos comentado, el éxito del autor y de este libro radica en que tiene la habilidad de escribir una biografía histórica que se lee con la suavidad de un libro de aventuras y que cumple, de largo, con la asignatura de ser una buena divulgación histórica.







[1] Eric Hobsbawm, “Historia del s. XX” p. 13. Editorial Crítica. Madrid 1995. (Se puede descargar aquí)

[2] La biografía de Magallanes fue publicada en 1938, por lo que su autor fue testigo del gran salto que supuso la aviación.

Etiquetas: , , , ,


Comentarios:
[...] Como he hecho en anteriores ocasiones, os dejo un trabajo que he tenido que hacer para la universidad. Es una breve recensión crítica de .... [...]
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]